Analizar el comportamiento de sus fanáticos fue la tarea central de Liberty Media desde que compró los derechos de la F1. Sus conclusiones son fabulosas.