Dispositivos, rehabilitación rápida y fanáticos que consumen lo mismo que las estrellas: una mezcla para alejar a los deportistas de la recuperación bajo receta mientras la ciencia observa con mucha cautela.