La relación entre el torneo de Grand Slam y el gigante asiático se vuelve intensa y creativa