“Como pilotos nuestra tarea es llegar del punto A al punto B lo más rápido posible, pero para que eso suceda hay muchas variables que nosotros mismos y nuestros equipos tenemos que considerar y eso se consigue con la adquisición de datos”, cuenta Damián Fineschi, piloto del equipo Toyota Gazoo Argentina en el Super TC2000, durante su presencia en Sports Mediathon.

Fineschi, de 30 años, además es ingeniero mecánico. Estas son algunas de sus ideas compartidas sobre cómo un piloto utiliza la tecnología y la información para optimizar su rendimiento.

Damián Fineschi (en el centro) en SportsMediathon

“Un auto de Super TC2000 tiene 50 sensores que registran todo tipo de métricas sobre el motor, neumáticos, presión ambiente, temperaturas. Toda esa información la tenemos en el auto y luego la compartimos con el resto del equipo una vez que nos bajamos del entrenamiento o de la carrera”.

“El software almacena la información según dos parámetros: tiempo y distancia. Nosotros accedemos a esos datos a partir de eso parámetros para analizar cualquier situación”.

“Un piloto maneja apenas cinco cosas cuando compite: tres pedales, una palanca de cambios y un volante. Pero esos cinco elementos desatan luego un montón de parámetros para ser analizados”.

“Los datos los veo yo cuando manejo. Mi equipo los ve después. La telemetría, como se usa en la Fórmula 1, es muy costosa para nuestra categoría.

“Los datos también son útiles a lo largo del tiempo. Cuando ya corrimos en un circuito y luego volvemos, el set up que ya hicimos nos corta el camino para la toma de decisiones para la carrera”.

“El entrenamiento de un piloto cambió mucho. Actualmente hacemos sesiones para exigir nuestro sistema cognitivo. Creamos momentos en los que estamos con deuda de oxigeno para bajo tomar decisiones bajo esa circunstancia”.

“Los simuladores de carreras son fundamentales para conocer circuitos y para los entrenamientos. No son un juego, son una representación de lo que luego haremos en la pista. Se está trabajando ahora en la recreación de los circuitos que usamos en la Argentina. Eso tiene un costo de 15 mil euros, pero de a poco se irán haciendo”.

ANALITICA SPORTS le consultó a Fineschi sobre el uso de la realidad virtual para los entrenamientos como un complemento de los simuladores: “La realidad virtual no tiene todavía un uso extendido para el automovilismo. Cuando te pones el caso se pueden perder algunos puntos de referencia, el equilibrio que produce el sistema auditivo. No veo por ahora que tenga una utilidad en nuestra actividad”, comentó.

También fue valiosa su experiencia en su visita al equipo Renault de Fórmula 1: “Me dejaron usar todo, menos su simulador. Pude usar el tubo de aire, pero no el simulador. Probablemente tengan ahí datos y set ups que son confidenciales, pero igualmente fue muy interesante haber conocido lo que tienen. Su simulador tiene un costo de 10 millones de euros, así que lo cuidan mucho…”.

Marcelo Gantman

Director de Contenidos de Analítica Sports. Columnista en La Nacion.

Twitter