Chelsea FC le ganó 1 a 0 al Perth Glory el pasado 23 de julio, cuando buena parte de Lationamérica dormía. La ocasión le sirvió al equipo londinense para iniciar su camino con un nuevo técnico, el italiano Maurizio Zarri y para presentar al volante brasileño Jorginho, su flamante incorporación. El escenario fue el Optus Stadium, una de las últimas joyas de la arquitectura deportiva de Australia y convocaron a casi 60 mil espectadores. Los dos clubes se unieron para otra muestra del poder de Twitter con las transmisiones en vivo y consiguieron una marca asombrosa: acumularon 1 millón de espectadores.


La producción televisiva del partido fue hecha por SBS Sport, brazo deportivo de la televisión pública australiana. El encuentro fue emitido bajo el paraguas del programa The World Game, dedicado a los acontecimientos futbolísticos. La alianza con Twitter sirvió para darle una “boca de salida”  internacional al partido que también se vio por la aplicación de SBS Sport y The World Game. Chelsea-Perth Glory fue un amistoso multiplataforma que una vez finalizado (2 horas 45 minutos duró toda la transmisión) siguió acumulando visualizaciones en la cuenta de Twitter.

La cifra del millón de espectadores ratifica cómo las audiencias deportivas no descartan opciones, sino que eligen la más conveniente en el momento de ver un espectáculo en vivo. Se trató de la única participación de Chelsea en la zona de Asia y el Pacífico en 2018 y su presencia tuvo un alcance global indiscutido.

Twitter por su lado avanza con las alianzas con los “publishers” para crear contenidos para su plataforma. Desde su primer gran paso con los partidos de la NFL en 2016 ha profundizado la tendencia de ofrecer streamings de eventos deportivos. En Estados Unidos han capturado una gran audiencia con la transmisión de campeonatos de Lacrosse, un deporte de gran influencia entre los universitarios, pero alejado de lo que se considera el “mainstream”. En Brasil generó una gran masa de seguidores los partidos de su liga de básquet masculino.

Esa combinación de deporte profesional masivo y otros considerados de nicho le dio a Twitter un espacio para llegar a sus seguidores con una oferta interesante de acontecimientos en vivo. Chelsea-Perth Glory, con su millón de espectadores, fue simplemente otro indicador de ese fenómeno.

Redacción Analítica Sports

Twitter LinkedIn