No perderse en el “océano” de datos, pero no perderse tampoco las novedades que surgen en dispositivos y métodos. Capacitarse con los mejores y estar abierto para capacitar a los demás. En la búsqueda de generar conocimiento para el fútbol argentino para que se pueda compartir, Alejandro Kohan, preparador físico con notable recorrido en clubes como River, Independiente, Monterrey, Parma y la selección de Uruguay, conversó con ANALITICA SPORTS  sobre la preparación física en tiempos de GPS, sensores y datos. Sin perder el factor humano como el mejor detector de cualquier tipo de evolución.

-¿Qué debemos entender hoy por innovación y por el buen uso de la tecnología en la preparación física de deportistas profesionales?

-Desde lo tecnológico actualmente hay toda una aparatología vinculada al control y al monitoreo del proceso de entrenamiento y a los procesos de recuperación de los futbolistas. El buen uso de cierta tecnología permite achicar los márgenes de error en el día a día del entrenamiento, personalizar la carga de trabajar y bajar los riesgos lesionales. La idea de innovación hoy está vinculada a todo lo que tiene que ver con neurociencias. Creo que está teniendo y va a tener un impacto muy grande como ya lo tiene en Europa y lo está empezando a tener la Argentina: conocer cómo funciona el cerebro, los procesos de enseñanza y aprendizaje y sobre todo cómo aprender ciertos patrones de movimiento eficaces y de calidad para ejecutar mejores movimientos.

-Desde esa perspectiva, ¿ en qué situación estás? ¿Qué tecnología tenés disponible en tu centro de entrenamiento y en tu trabajo con equipos profesionales?

– En mi centro de entrenamiento tenemos pedanas de contacto para evaluar diferentes manifestaciones de fuerza. Hay sensores para encoders rotatorios que se utilizan para evaluar la fuerza dinámica; otros sensores para evaluar la fuerza excéntrica que ya vienen instalados en las poleas y los sistemas isoinerciales como las poleas y las máquinas “yo-yo. También un sistema de luces para entrenar la velocidad de reacción, la velocidad de toma de decisión, amplitud del campo visual que se llama Fit Light Training,. Contamos con un sistema de fotocélulas para entrenar diferentes manifestaciones también de velocidad que se llama Smart Speed y un monitoreo con GPS cuando hacemos trabajos físico técnicos acá en la cancha de césped sintético donde también trabajamos sobre monitoreo de la carga externa en tiempo real, distancia total recorrida, metro por minuto, metros recorridos en diferentes zonas de velocidades, aceleración y desaceleración. Toda la tecnología sirve para brindarle a los deportistas la información con la mayor rigurosidad posible en los dispositivos electrónicos, pero también para que sin todo eso ellos noten su propia evolución y puedan darnos su “feedback” sin tener que ver los datos en una pantalla.

“La tecnología sirve para dar una información rigurosa, pero el deportista debe notar su propia evolución sin necesidad de mirar una pantalla..”

-Estamos en un momento donde los planteles profesionales tienen una gran captura de datos de rendimiento y de su preparación fisica. ¿Quién es el encargado de darle la información correcta al jugador? ¿Qué conviene y qué no conviene que un deportista sepa?

– Buena pregunta. Hoy se trabaja con una grandísima cantidad de datos y es importante no perderse en el océano de los datos porque cada año está saliendo nuevo software, nuevas tecnologías y uno, primero como profesional tiene que asegurarse por evidencias científicas que esa tecnología no sean espejitos de colores y sí que nos den información práctica para modificar conductas en la sesión de entrenamiento. Es muy importante tomar los datos que realmente sean relevantes, tanto para evaluación diagnóstica como para monitoreo de la carga de entrenamiento y tener precisión en la prescripción de la carga de entrenamiento. Sería como tener precisión cuando un medico prescribe, me imagino, un medicamento a una persona que tiene determinada patología: tiene que ser muy preciso en el medicamento que toma, la dosis que toma, cómo lo toma para ir viendo la evolución. Lo que me decías en relación a los jugadores: poca información pero que le sea práctica a ellos para la interpretación. Si la información no les es práctica, que la puedan asociar, ¿ para qué les sirve el dato si no le prestan atención? Lo importante es que ellos sepan el por qué y el para qué de la evaluación que se les hace y en qué les sirve a ellos para modificar su rendimiento ese dato.

-Los datos recolectados son útiles si coinciden con la sensación que tiene el deportista luego de un entrenamiento…

– Cuando trabajo en los procesos de entrenamiento integro a los jugadores porque ellos son los que ponen el cuerpo. Uno puede tener muchísima aparatología pero el jugador pone el cuerpo y los mejores sensores los tiene el jugador dentro de sí mismo. Los de más alta fidelidad y calidad los tiene el jugador. Él percibe esas sensaciones que provoca la carga de entrenamiento que se aplica sistemáticamente. Hay que educarlos a ellos para que puedan expresar cómo sienten la carga de entrenamiento y después cotejar eso con lo que uno monitorea. Cuando hay un punto de asociación entre lo que ellos perciben y lo que monitoreamos aparece el interés del deportista en saber el por qué del uso de la tecnología. Ahí es cuando ellos dicen,: “Profe, mandame los datos de tal partido que jugué a ver cómo estuve o de tal entrenamiento cómo estuve o si tengo asimetrías..” Entonces es cuando ellos se interiorizan y se preocupan por conocer el dato.

-¿Dónde entendés qué en este momento se está trabajando mejor en la preparación física del fútbol?

– A mí me gusta muchísimo la línea que sigue el profesor Ortega en el Atlético Madrid, el profe que trabaja con el Cholo Simeone: Me parece un profesional de excelencia. Hoy en día se trabaja con equipos de preparadores físicos, no trabaja un solo preparador físico en un plantel. Es todo un equipo donde hay un preparador físico principal y después uno trabaja con PF que tienen diferentes especialidades: uno más vinculado a la prevención de lesiones y uno al monitoreo de GPS. Son tres o cuatro especialistas que hacen la planificación general y todas las cargas que se van a diseñar. El Atlético Madrid es un lugar de excelencia. El Barcelona también tiene un equipo. Todos los clubes de Europa que tuve la suerte de visitar en febrero pasado tienen un equipo de gente muy preparados y todos con la última tecnología. El Chelsea de Antonio Conte trabajaba muy bien.

“Me gusta el trabajo del Profe Ortega con el Cholo Simeone. El Atlético Madrid es un lugar de excelencia…”

-¿Cómo está el fútbol argentino? ¿Cómo se ecualiza la situación en la que a veces no se decide adoptar tecnología por una cuestión económica o por no terminar de entender bien de qué se trata?

– Creo que lentamente en el fútbol argentino se está empezando a tomar conciencia sobre la importancia de la tecnología. Ahora por suerte muchos clubes están empezando a invertir en tecnología, ya prácticamente todos los clubes de primera división la usan. En Superliga, trabajan con monitoreo de GPS. Particularmente yo estoy trabajando para la Superliga en un programa de compartir trabajos de investigación y se van a desarrollar una serie de seminarios con todos los preparadores físicos de Superliga . Estamos viendo de traer gente de mucha relevancia a nivel mundial en el área de entrenamiento de diferentes especialidades. Yo creo que en estos años que vienen se va a desarrollar mucho la aplicación tecnológica en los cuerpos técnicos argentinos.

-¿Cómo guardas y procesas toda la información?

– Este es un tema, dónde guardamos tanta cantidad de información de tantos software diferentes. Ahora estoy estudiando una plataforma justamente que se llama AMS, que es de Catapult, la marca de GPS . La estoy estudiando y que me gusta muchísimo. Tienen un software integrador, que es lo que yo estaba buscando, tener una plataforma que me permita integrar todos los datos de diferentes sistemas. Eso es lo que va a venir ahora para mí: plataformas que nos permitan integrar datos de diferentes softwares y diferentes sistemas tecnológicos para tener por ejemplo en un mismo lugar todos los datos de un jugador provenientes de diferentes fuentes.

– ¿Cuál sería un ejemplo de dato relevante para un futbolista?

– Dato relevante sería darles el monitoreo de su partido, de su competencia. Datos dentro de la competencia: distancia total recorridas, y distancias recorridas por bandas de velocidad, cantidad de aceleraciones y desaceleraciones de mediana y alta intensidad, asimetrías, si presentan asimetrías, y cantidad de acciones de alta intensidad por minutos que fueron desarrollando a lo largo del partido y cómo lo fueron sosteniendo a lo largo del tiempo. Esos serían para mí datos relevantes del partido. También estos mismos datos se pueden dar en el entrenamiento; después brindarle cada cuatro semanas información de su composición corporal, cómo está su sumatoria de pliegues, cómo está su masa muscular en relación a la alimentación que van teniendo y al tipo de entrenamiento que van teniendo; y cómo se van recuperando, tanto sea de la carga de entrenamiento

– Sin caer en un endiosamiento de la tecnología y de los datos, el fútbol y el deporte en general, ¿Son mejores ahora en este momento en el qué disponemos de tanta información?

– Es que yo creo que hay que correr la discusión si es mejor o no; la evolución lleva a que esto se va a profundizar . Antes los médicos para dar con un diagnóstico hacían un interrogatorio, un estudio complementario y nada más. Ahora los estudios son más específicos y el margen de error es menor. Esta es la línea en la que creo como conducta para desarrollar mi trabajo. Entonces sí o sí la tecnología va a mejorar cada vez más la precisión en el trabajo y es posible que baje los factores de riesgo lesionales. Este es un tema clave: el indicador de lesiones tiene un impacto económico enorme en los clubes. En la NBA y en el fútbol americano, en todos los deportes hiperprofesionales ,el tema de investigar y reducir el riesgo lesiones es central. Hacia eso vamos.

“Investigar y reducir lesiones es clave. El impacto económico que eso tiene en los clubes es enorme…”

-¿Por qué en la Argentina, y probablemente en otras partes del mundo, el hockey llegó antes que el fútbol a la innovación y a adoptar herramientas para mejorar el entrenamiento y los análisis de partidos?

-Hubo un cambio muy grande en el hockey, yo diría a mediados de la década del noventa, cuando empezaron a viajar mucho los entrenadores argentinos y empezaron a venir grandes entrenadores acá . En el hockey, en el básquet y en el voley se desarrollan congresos o simposios donde están todos los entrenadores. En el caso del básquet me hubo una reunión de todos los entrenadores de básquet de primera división y de TNA en Paraná donde uno expone un tema, otro expone otro, todos se escuchan, todos interactúan. La plataforma de conocimiento se desparramó de tal manera y el intercambio de información hace que todo el ambiente crezca y es lo que tiene que pasar en el fútbol. Humildemente, me contrataron en Superliga para dentro de mi área, la preparación física, estimular esto: el intercambio de información entre los profesionales, traer gente de afuera de primer nivel que nos capacite, publicar trabajos científicos y que el fútbol argentino empiece a publicar trabajos científicos. En el fútbol argentino todavía estamos lejos de la idea de que tenemos que tener la mente abierta y de lo que sabemos, compartirlo y nutrirnos todos.

Marcelo Gantman

Director de Contenidos de Analítica Sports. Columnista en La Nacion.

Twitter