Federico Massa tiene un cargo poco común en el fútbol argentino: es el CIO de Rosario Central y está a cargo de todo el desarrollo tecnológico del club. Su campo de acción es enorme: abarca desde la implementación de molinetes en el Gigante de Arroyito hasta la recolección de datos de los jugadores de las divisiones inferiores. En una entrevista con ANALÍTICA SPORTS habla de su función, de la importancia de generar una relación fluida con los socios, y explica hasta dónde buscan llegar con la tecnología aplicada a los juveniles.

-¿Por qué Rosario Central tiene un encargado del área informática?

-Porque desde la gestión tuvimos una decisión política de invertir en tecnología a todo nivel. Decidimos hacerlo porque creíamos, como pasa en el mundo, que aquellos clubes que tienen tecnología poseen un diferencial.

-¿Cómo definirías el rol que tiene que cumplir un Chief Informatic Officer en un club de fútbol en Argentina?

-El fútbol tiene algo en particular: hay que entender el mercado, ver cuáles son los ejes. En tecnología tenés muchos abanicos donde aplicarla. Somos un área transversal, un equipo que trabaja con las áreas de marketing y socios. Y que genera recursos: sumamos 20.000 asociados, incorporamos el pago con tarjetas de débito y crédito, un club de beneficios, trámites online, y armamos una red social exclusiva para hinchas. En Rosario Central, de entrada, nos enfocamos en nuestros abonados y socios porque representan el 40% de los ingresos. Antes el hincha hacía tres cuadras de cola en verano para comprar un abono. No van a dejar de hacer filas porque no se cambian de cuadro, pero si sos una empresa, te fundís.

“Cuando asumimos el 80 por ciento de los datos de los socios estaba desactualizado. Hoy si una marca hace una campaña no le doy mi base de datos, la hacemos juntos en nuestra plataforma…”

-¿Qué información tienen de sus socios?

-Cuando asumimos en el club, el 80% de los datos de los socios estaba desactualizado. Sacamos el sitio de atención online, pusimos un reempadronamiento online, y así actualizamos información de hinchas y socios. Generamos muchos orígenes de datos diferentes: a través del SMS, la aplicación –tiene 20.000 descargas, donde hay socios y no socios-, el newsletter –tiene 30.000 suscriptos-, la venta online de productos. El gran desafío es procesar esa información para, entre otras cosas, generar ingresos. Apuntamos a que si una empresa quiere orientar una campaña a cierto público específico, nosotros podamos hacerlo. Yo no le doy la base de datos: yo pongo mi plataforma, hacemos la campaña, la monetizamos juntos. Ahora tenemos a Quilmes como sponsor digital. Hacia ahí vamos.

-A partir de la información que recolectan, ¿van a poder saber por qué un socio se da de baja o no asiste a un partido?

-Sí, y a partir de eso vamos a poder tomar decisiones. Con el nuevo sistema de gestión implementamos algo tan básico como un sistema de ticket de reclamos. Cuando alguien hace un reclamo nosotros lo registramos y sabemos qué necesita. Así tenemos una noción de si el socio está conforme o disconforme. Y por qué. Con eso podemos decidir en qué aspectos mejorar nuestra gestión.

-Hacés mucho énfasis en vínculo con el socio.

-Es que todo eso es generación de recursos. Construir un vínculo con el socio, una identidad para que sienta parte de la gestión. La clave es entender el negocio y los ejes en base a cada tipo de club. Y el eje que es innegable es la implementación de tecnología en el fútbol.

“Combinamos métodos de entrenamiento y tecnología para intentar hacer Ciencias del Deporte. Queremos tener indicadores de todos los jugadores y armar una base de datos histórica…”

-¿Cómo la aplican?

-Empezamos a hacerlo en el último tiempo. Inferiores ya usaba GPS prácticamente antes que Primera, pero ahora combinamos un método de entrenamiento y tecnología para intentar hacer ciencia del deporte. Queremos tener indicadores de todos los jugadores, armar una base de datos histórica, y usarla para mejorar el entrenamiento y la recuperación de los futbolistas.

Rosario Central busca generar una base de datos histórica de sus futbolistas (Foto: StatSports)

-¿Creés que, en base a patrones que encuentren, van a poder predecir cuándo un juvenil tiene más probabilidades de llegar a Primera?

-Los datos no hacen futurología. El primer paso es generar los datos. Y el más importante y crítico es transformarlos en información. Lo que buscamos con la información es disminuir el riesgo de lesiones, mejorar los tiempos de recuperación, y entrenar al jugador u optimizar su entrenamiento para llevarlo a un nivel más alto. Después yo me imagino una app para mostrarle al chico cómo evoluciona, cómo son sus rendimientos. La clave es educarlo. Por ejemplo, si un jugador se va a vivir solo y empieza a comer mal, que el nutricionista pueda armarle una dieta mediante la app. Queremos tener un gran volumen de datos para obtener información clave. Todo eso, sumado a un método de entrenamiento de alto rendimiento y un equipo interdisciplinario de nutricionistas, psicólogos y especialistas, es hacia donde vamos. Rosario es la zona de donde salen los mejores jugadores del país. Si nosotros agarramos las inferiores, las potenciamos con tecnología, con análisis de rendimiento y la estructura que tenemos, queremos llegar a que los futbolistas surgidos de Central sean un producto de elite para el fútbol europeo.

“Lo que buscamos con la información es disminuir el riesgo de lesiones, mejorar los tiempos de recuperación y optimizar el entrenamiento para llevarlo a otro nivel…”

-¿En cuánto tiempo pensás que van a empezar a verse los resultados en Primera?

-Este trabajo de inferiores debería empezar a verse en un año por la camada que empezó a trabajar con nosotros. Yo no opino de jugadores, escucho a los que saben, pero tengo entendido que vienen camadas de futbolistas muy muy buenas. En inferiores estábamos bien, pero queremos dar un paso más. Ya en dos o tres meses vamos a tener cierta información para mejorar el proceso. Después los chicos tienen un periodo de tiempo en inferiores. Si lo agarramos ahora, va a depender de cuántos años de formación les falten.

Nicolás Rotnitzky

Redactor Analitica Sports

Twitter