Golden State Warriors y Silicon Valley comparten la vista al Pacífico. La franquicia campeona de la NBA convive con el nido donde crecen cientos de empresas de tecnología. Quizás por eso la relación entre ambas es fluida: el plantel usa tecnología desarrollada en el valle para potenciar a sus jugadores, sus dueños son inversores en el área, y cuatro de sus estrellas son inversionistas importantes en compañías en expansión.

Todo comienza en las oficinas centrales. Joe Lacob, uno de los dueños mayoritarios de la franquicia, solía ser un inversor de riesgos en una firma que trabaja en la región. Compró a los Warriors por 450 millones de dólares en 2010, y su gestión le dio un ascenso económico más que veloz. El dueño de la parte minoritaria es Peter Guber, ex CEO de Sony Pictures Entertainment, y actual líder de Mandalay Entertainment Group. Él aporta una perspectiva especial al equipo, y sus decisiones fueron vitales para los tres anillos que ganaron desde sus arribos.

El coach Steve Kerr y Steph Curry, la estrella del equipo

 

Hay una especie de simbiosis entre lo que ocurre adentro y afuera de la cancha. Golden State se volcó a la tecnología rápidamente en una ciudad que ya se ubicó en la vanguardia del desarrollo. Fue una de las primeras franquicias en girar hacia la innovación. Usan, por ejemplo, Omegawave,  un dispositivo de una start-up de origen finlandés que se instaló en Silicon Valley y crearon una serie de electrodos que los atletas se colocan en la cara y en las manos. A partir de la información que generan, el cuerpo médico puede identificar si el basquetbolista sufre alguna fatiga física: ayuda a anticipar problemas médicos que anteriormente eran más difíciles de prever. De este modo, conocen el estado de los músculos de cada integrante del equipo, y pueden llegar a mejores conclusiones sobre si es mejor que un deportista juegue o descanse. Por tecnología como esta, Steve Kerr, entrenador de los Warriors, dispuso del plantel en su totalidad durante casi toda la temporada. Los fanáticos de otros equipos decían que tenían “suerte en las lesiones”. En el interior del equipo le adjudican el éxito a la tecnología. También el descanso es clave: en 2016 comenzaron a usar las máscaras de sueño Neuroon, que equipadas con un sensor ayuda a los jugadores a combatir el jet lag provocado por los cambios de horarios y los viajes eternos que afrontan durante una temporada.

“Hasta 2015, los Warriors no estaban dentro de las cinco franquicias con más engagement en la NBA. Su estilo era arcaico. Hasta que decidieron cambiar…”

La transformación fue incluso en la comunicación digital. Hasta 2015, Golden State ni siquiera estaba dentro de las cinco franquicias con más engagement de la NBA. Su estilo era arcaico: le cedían una serie de posteos por mes a cada uno de sus sponsors. Decidieron cambiar. Contrataron a Rebel Ventures, una agencia digital que en cuya cartera de clientes tienen a gigantes como el Real Madrid y los Boston Red Sox. Los resultados fueron exitosos de inmediato: un año más tarde generaron 600 millones de interacciones en todas sus redes sociales. Solamente Barcelona y Real Madrid habían generado más interacciones en cuentas deportivas. Las victorias deportivas y un inteligente manejo de las redes sociales sirvieron para catapultar la marca a nivel global.

Pero Silicon Valley también es un área de tentación para los basquetbolistas que optan por instalarse en la ciudad de la eterna primavera. Kevin Durant eligió Golden State por la propuesta deportiva, y también por la posibilidad de volcar sus inversiones a distintas starts-up. Hoy es una especie de multinacional que analiza con mucha rigurosidad dónde poner su dinero. Sus inversiones van de 250.000 dólares hasta 1.000.000 de dólares en 30 compañías que abarcan desde la moneda virtual Coinbase, hasta la empresa de delivery Postmates. En su página oficial está el portfolio con cada una de las empresas en las que apostó. Ahora planea lanzar su propio medio, llamado Thirty Five Media, donde quiere trabajar en contenido brandeado junto a las marcas que lo acompañan. Ya lanzó una serie que se puede ver por YouTube: se llama Dream to Achieve, y en el primer episodio se lo puede ver a Durant conversando con líderes de empresas de tecnología y negocios.

Stephen Curry: Inversor tecnólógico e innovador para entrenar

Stephen Curry también dejó una huella en Silicon Valley. Apoyó el desarrollo de una aplicación llamada CoachUp, que conecta entrenadores privados con atletas. La idea es que los deportistas amateurs –o aquellos que están en camino al profesionalismo- que buscan contratar a un entrenador particular puedan hacerlo a través de esta app. CoachUp garantiza la calidad de los técnicos postulados, que a la vez son calificados por cada uno de los atletas que los contratan. Además, en 2015, fundó Slyce, un software para dirigir la publicidad de las empresas a audiencias más segmentadas.

Sin embargo, el basquetbolista que más trabajó por el vínculo entre equipo y valle fue Andre Iguodala. Él fue uno de los primeros en volcarse a las inversiones en empresas de tecnología. Una vez al año organiza una cena donde reúne a deportistas con ejecutivos para que comiencen a trabajar juntos, para que los atletas generen inversiones que les permitan vivir tranquilos una vez que se despidan del deporte. Iguodala fue un visionario que confió tempranamente en empresas que hoy son enormes como Facebook, Netflix y Tesla. Es un habitual panelista en foros sobre Silicon Valley. Habla fluidamente con la mayoría de los CEOs de la región. Y tiene un objetivo claro: imponerse como una figura rutilante en Silicon Valley una vez que deje la pelota naranja.

Entre los últimos en desembarcar está Nick Young, quien en diciembre de 2017 invirtió en Brandless, una e-commerce que ofrece artículos para el hogar y alimentos por menos de 3 dólares.

Mientras tanto, la relación es fluida: Silicon Valley le da tecnología a Golden State para ayudarlo a seguir cosechando títulos, y Golden State le facilita inversores a Silicon Valley para que sus empresas continúen creciendo. El éxito es garantizado: todos ganan.

Redacción Analítica Sports

Twitter LinkedIn