En España se hartaron de que los talentos del atletismo aparecieran esporádicamente, como flores salvajes que crecen solas y que solamente hay que ir a descubrirlas. Decidieron hacer un cambio de paradigma, y para eso cambiaron la pregunta: ¿y si en lugar de encontrar a los talentos se dedicaban a formarlos? ¿Es posible generar un sistema donde concentrar la información de todos los atletas nacionales y seguir el crecimiento mes a mes, en lugar de solamente estudiar los resultados finales de las competencias?

Mateu Cañellas y Miguel Vélez, los responsables de las áreas de desarrollo y análisis de la federación española de atletismo, implementaron una herramienta tan revolucionaria que, según cuenta el diario El País, apenas se la presentaron al Consejo Superior de Deportes estos les dijeron que por qué no se la ofrecían a todas las federaciones. Se trata de un big data nacional capaz de revolucionar la metodología de trabajo del atletismo español.

Los españoles intentan un método para monitorear y concentrar toda la información del atletismo.

El método consiste en algo sencillo: sistematizar el trabajo de concentraciones, monitorizaciones, reuniones de entrenadores y congresos. No quieren más libre albedrío, no quieren más que cada quien se maneje como le plazca. Quieren saber qué pasa, quién hace que eso pase. “A veces a algún entrenador le cae un talento y lo hace brillar. Pero este sistema anárquico depende más del factor suerte, de que el talento tenga al lado un entrenador. También pasa al contrario: que salga un talento y alguien se lo cargue”, le explica Cañellas al periódico español. Ramón Cid, exdirector técnico del atletismo español que convocó a Vélez y Cañellas, lo dice con una claridad superior: “Que nazca un Yago Lamela (atleta especializado en salto en largo) no es una variable que podamos controlar. Pero que haya un Juanjo Azpeitia, un entrenador de longitud, en la pista el día que Yago va a la pista, sí es una premisa que podemos controlar”.

La herramienta es una hoja Excel con datos antropométricos y resultados de test de velocidad, salto, lanzamiento, flexibilidad, abdominales y carrera de cientos de atletas de entre 10 y 16 años. A la vez, mientras descubren talentos, controlan su crecimiento longitudinal y se establece su seguimiento: se analiza en qué debe trabajar para crecer mejor, al tiempo que se capacita al entrenador.  “También sirve para detectar entrenadores con talento a los que no controlábamos porque no tenían grandes talentos”, dice Cid. “Y todos entrenarán mejor”, agrega.

El método consiste en algo sencillo: sistematizar el trabajo de concentraciones, monitorizaciones, reuniones de entrenadores y congresos. No quieren más libre albedrío, no quieren más que cada quien se maneje como le plazca

Otro punto fundamental de esta revolución española es la metodología para fijar la edad biológica de cada atleta. Fijando parámetros comunes según las edades, los creadores del proyecto diferencian a la edad cronológica (la del tiempo, los años comunes) de la biológica (el desarrollo físico y psicológico del atleta). “Saldremos de la comodidad de antes, de que solo se valoraba a los primeros clasificados en los campeonatos, sin pararnos a pensar en la influencia de la diferencia entre edad biológica y edad cronológica, que para un chaval de 13 años cronológicos puede ser de ocho años: biológicamente los hay de nueve y de 17 a los 13, con lo que el mayor biológicamente siempre gana, y quizás el talento es precisamente el de desarrollo tardío”, dice Cañellas a El País.

En esa formación integral, también apuntan a mejorar el entorno: “Cuando vamos a las autonomías a hacer los test convocamos también a los padres para que psicólogos, nutricionistas y otros especialistas les enseñen cómo hay que decirles las cosas a los niños, cómo comportarse ante el éxito y el fracaso, para que no focalicen todo el interés en el resultado, y no lo pueden procesar, y es un desastre…”.

La revolución, parece, es un camino largo y frondoso. En España ya hicieron el primer paso: delinearon la ruta para desandarlo.

Redacción Analítica Sports

Twitter LinkedIn