La pelea de los pesos pesados que generó mas atención y controversia en los últimos años dejo tela para cortar: record de venta en el pay per view y un fallo polémico avalado por las estadísticas.

Los pesados vuelven a ser negocio

Números preliminares indican que la pelea entre Deontay Wilder y  Tyson Fury superó la barrera de las 300.000 ventas de PPV y de hecho estaría cerca de las 400.000, lo que la convierte en la disputa de peso completo de mayor éxito en los últimos 15 años.

Para comprar el evento en el territorio estadounidense, cada usuario pagó 75 dólares, en cambio en el Reino Unido, cuyas ventas no se contabilizaron aún, el costo fue de 25 dólares, con la aclaración que la pelea fue en la madrugada europea.

Poniendo los datos en contexto, hace 15 años en la misma división se vendían 525.000 abonos para ver Roy Jones vs. Ruiz, ahora bien, peleas importantes realizadas en los últimos 24 meses, como las dos ediciones de Ward-Kovalev (semi-completos) o los choques por el titulo de los medianos de Gennady Golovkin con Lemieux y Jacobs, no lograron superar las 200.000 ventas.

Si tomamos los eventos que superaron el millón de suscriptores a través del sistema de PPV encontramos nueve peleas de pesos pesados, con la particularidad de que todas fueron protagonizadas por Mike Tyson y/ó Evander Holyfield.

El detalle de la publicación especialziada Bussiness Insider marca que hubo 58 eventos que vendieron un millón de abonos o más, incluye:

  • 8 peleas protagonizadas por Floyd Maywheater (incluyendo los primeros cuatro puestos en ventas vs. Pacquiao, McGregor, De la Hoya y Canelo respectivamente)
  • 5 peleas del irlandés McGregor (4 por UFC y 1 en boxeo)
  • 8 eventos de la WWE, incluyendo WrestleMania 23 con la recordada intervención del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump

 

Las estadísticas del lado de los jueces

Mucho se habló del fallo de la pelea entre Wilder y Fury, un enfrentamiento extraño donde el inglés pareció dominar por poco la mayoría de los rounds pero visitó la lona en dos oportunidades, para peor, la segunda caída fue especialmente contundente, y sucedió en el round final del combate.

Sin embargo, y ante un Wilder desconcertado, Fury se reincorporó y escucho de pié los disimiles fallos de los jurados (una victoria por 4 puntos para el americano una, 2 para el británico otra y un empate). La conferencia posterior mostró a los dos invictos contrariados con la decisión de los jueces y cierta urgencia por firmar una revancha.

Desde aquí proponemos un ejercicio tan simple como poco habitual: repasar las estadísticas de golpes generales y power punches (golpes de poder, es decir los que no son jabs) que entrega CompuBox, con la calificación de cada uno de los jueces round por round. El dato adicional para quienes no vieron la pelea completa es que las caídas de Fury fueron en los asaltos 9 y 12.

Matías Conde

Data Scientist. Responsable de Analítica Sports Data.

Twitter