Julián Genoud es técnico de fútbol. Además de eso, durante seis años, fue desarrollador de proyectos de Google en Silicon Valley. Es por esa sana mezcla qué su manera de abordar el fútbol siempre tiene a la innovación como inevitable punto de partida. Su sitio Rondos es una referencia constante sobre cómo las ideas nuevas pueden servir para mejorar el aprendizaje del juego.

En uno de sus posteos recientes en Rondos escribió sobre su experiencia con la realidad virtual (VR) cómo herramienta para mejorar el rendimiento de un futbolista. Genoud accedió a esa tecnología en la temporada 2016/2017 cuando asesoró al Sevilla FC para el uso de la herramienta para el equipo profesional y para su cantera. El proveedor fue Beyond Sports, la compañía de realidad virtual holandesa, con la cual ANALITICA SPORTS tuvo una conversación en sus primeras ediciones.

Genoud describe inicialmente en el siguiente párrafo cuales son las ventajas del uso de la realidad virtual:

“Beyond Sports (pero seguramente las otras soluciones de VR que ya puedan existir) se enfoca en mejorar la precisión en la toma de decisión por parte de los jugadores, y en incrementar la velocidad a la que esas decisiones se toman. Todo ello utilizando Realidad Virtual (VR). El jugador se pone un casco y “se mete” en el partido. La realidad virtual permite al jugador mejorar su proceso de toma de decisión a partir de simular escenarios que el cuerpo técnico desee, y que el mismo jugador sea quien indique cuáles son las mejores respuestas (se utiliza una especie de joystick para indicar la mejor respuesta). Todo ello sin aumentar las cargas físicas”.


Cuando se trata de explicar concretamente cómo funciona la herramienta de realidad virtual y qué beneficios aporta a los jugadores y al equipo, se apoya en dos ideas muy claras.

Julián Genoud

Modo 1: Volver a jugar el partido que ya se jugó

Uno de los modos para interactuar es volviendo a jugar partidos que ya se han jugado. Por ejemplo, supongamos que este domingo juegan Barcelona v Real Madrid. Gerard Piqué podría volver a revivir el mismo partido, desde su posición de defensor o la que se elija, para ver puntualmente si en determinados momentos tomó las decisiones correctas: pasar entre líneas en vez de conducir, brindar mayor amplitud para fijar marca, en otras posibilidades.

Modo 2:  Simular escenarios personalizados

Una segunda forma de entrenar consiste en recrear los escenarios que el cuerpo técnico desee, y que cada jugador mejore su proceso de toma de decisión en circunstancias específicas. Por ejemplo, trabajar la salida de balón desde la visión del defensor central izquierdo, con el equipo rival presionando alto con tres delanteros.

Entre los resultados registrados, Julián Genoud destaca un estudio con uno de los mejores equipos sub 19 de Holanda: las tomas de decisiones mejoraron un 20 por ciento y la velocidad con la que se tomaron esas decisiones bajaron un segundo.

Según pudo averiguar ANALITICA SPORTS, el costo de instalar el sistema de realidad virtual para un club, que incluye el software, “jaula” de entrenamiento, gafas y capacitación, es de 50 mil euros por temporada.

Innovación en Fútbol: Utilizando Realidad Virtual para Entrenar es el artículo completo de Julián Genoud.

Redacción Analítica Sports

Twitter LinkedIn