El galés Geraint Thomas fue el ganador del Tour de France 2018, tal vez la competencia deportiva que mayor cantidad de datos genera durante su transcurso en la actualidad. La alianza del Tour con Dimension Data, una compañía sudafricana de servicios tecnológicos, elevó al ciclismo a la plataforma más destacada del manejo de información durante la competencia. El efecto es doble: mayor cantidad de “data points” procesada por los equipos y un nuevo modo de enlace con los fanáticos a partir de los contenidos publicados por el Tour de France desde esa perspectiva.

The 2018 Tour de France technology solution

 

Desde 2015 la compañía es la proveedora de datos del Tour. En la edición 2018 se generaron 150 millones de data points durante toda la competencia. Esta temporada profundizaron la tendencia de los modelos predictivos para anticipar y ayudar a comprender cada acción de las 21 etapas del Tour. El foco central estuvo puesto en uno de los instantes más relevantes de la competición: intentar predecir en qué momento y en qué condiciones, el pelotón de ciclistas amenazará a quien lidera el tramo. O bien cuando se desprenderán los corredores para intentar el asalto decisivo.

Esa información, además de ser valiosa para los equipos, fue vital para la creación de contenidos orientados a los fans. La cuenta en Twitter @letourdata es la que canaliza en cada edición los gráficos y los videos que explican desde los números cómo será cada tramo y cuando, probablemente, el pelotón será el protagonista. Los datos fueron imprescindibles para que la organización lograra la fidelidad de una audiencia más joven: los fanáticos de entre 18 y 35 años representan actualmente el 73 por ciento de los 6,5 millones de espectadores que interactúan con el Tour de France a través de sus redes sociales. En tiempos en los que los sitios webs ya no tienen tanto peso, el Tour experimenta mejoras: su tráfico aumenta un 15 por ciento cada año y pasó de 6 millones de visitas en 2017 a un total de 71 millones en 2017. Se presume que esa cifra será superior cuando se haga la contabilidad de 2018.

Dimensión Data ,que además tiene su propio equipo de competición, puede mostrar gracias al Tour de France  su despliegue en lo que se conoce como la Internet de las Cosas: los 176 ciclistas que intervienen en la competencia llevan sensores debajo de sus sillas que se conectan con camiones, móviles y estructuras fijas a lo largo de los 3.351 kilómetros del Tour. Ninguna otra competencia en la actualidad ofrece semejante cobertura tecnológica con una doble misión: la evolución de sus equipos y el interés de los fanáticos, en tiempos en que captar la atención es una tarea que requiere mucho esfuerzo,

Redacción Analítica Sports

Twitter LinkedIn