La captura de datos en el tenis todavía es muy subjetiva. No todos calibran del mismo modo cada punto que se registra. De todos modos, las estadísticas oficiales de los campeonatos reflejan el criterio uniforme que se adopta para analizar un partido desde los números. En ocasiones, sin tomar en cuenta los elementos intangibles de un duelo, pero valiosos para entender qué sucedió. Novak Djokovic ganó la final del US Open 2018 sumando 111 puntos mientras Del Potro ganó 96. Es una diferencia grande y lógica: el partido duró 3 horas 15 minutos, pero el serbio no dejó que el argentino ganara sets. El resultado fue 6-3, 7-6 (4) y 6-3. Es un dato llamativo del partido: tanto tiempo de juego sin que Del Potro capturara ningún set.

La manera que tiene IBM de presentar las estadísticas del juego ofrece una visión interesante de la historia interior que tienen los partidos. El casillero llamado “Momentum” describe bien la intensidad del juego. Se trata de dos lineas de tiempo que representan a cada uno de los jugadores (uno en azul, el otro en amarillo) que reflejan el dominio que van teniendo punto tras punto. En esta captura de video (Del Potro en azul, Djokovic en amarillo) se nota como luego del primer set (6-3 Djokovic) el cruce entre los dos se vuelve muy disputado, sin favoritismo, con disputas duras de cada pelota, pero sin que eso derrame en conquistas para Del Potro. Incluso el argentino tiene tenues momentos de ventajas, pero no logra despegar del todo.

 

Para marcar una diferencia, ofrecemos también la captura de video del cruce de semifinales de Del Potro contra Nadal (Del Potro en amarillo, Nadal en azul), donde se observa el intento inicial del español en dominar el encuentro cuando todavía no se conocía el desenlace (el abandono del número uno del mundo). Camino a ese final, el video permite entender cómo Del Potro se adueñó de las acciones, mientras Nadal dejaba de tener influencia en lo que pasaba dentro de la cancha.

 

Las estadísticas son apenas un complemento del corazón del juego. El tenis puede ofrecer un volumen interesante de datos y momentos de errores, aciertos e imponderables que tiene un partido. Mientras este deporte todavía busca un modelo de análisis que consiga uniformar todos los criterios, las estadísticas de los Grand Slam se volvieron cada vez más profundas para comprender un juego individual y que en ocasiones, con apenas un par de puntos, se marca la diferencia entre seguir en competencia o quedar eliminado. Un deporte de detalles.

Redacción Analítica Sports

Twitter LinkedIn