El futuro de las transmisiones deportivas parece tener una palabra clave: streaming. Según un reporte del Rethink Technology Research, para comienzos de 2025 el mercado de transmisiones por streaming tendrá un impacto económico de 85.000 mil millones de dólares. Eso significa un aumento del 75 por ciento en los próximos cinco años. Actualmente el negocio de los derechos en plataformas OTT está estimado en 48.600 millones. El informe destaca el cambio de comportamiento de los consumidores a partir de las nuevas opciones para acceder al deporte en vivo.

La investigación destaca el crecimiento de las plataformas que se dirigen directamente al consumidor y el dominio que comienzan a tener entre las múltiples alternativas que todavía existen en el ecosistema de las transmisiones deportivas. La presencia de Amazon, por ejemplo, como proveedor de esos contenidos y gran comprador de derechos, define el pronóstico a futuro: acceso directo al consumidor con contenido relevante (Premier League, NFL, torneos ATP de tenis) y el trackeo de toda la data digital que el fanático del deporte genera cada vez que compra ese tipo de contenidos.

El reporte marca un panorama de consolidación para los grandes propietarios de derechos como las ligas de fútbol y otros deportes del mainstream, pero al mismo tiempo destaca una especie de blindaje para deportes de nicho que tendrán la posibilidad de acceder directamente a su público con la oferta de las OTT.  El mayor crecimiento se dará desde las ligas top de Europa hacia Asia/Pacifico, China y Estados Unidos con el cambio de paradigma. La base de fanáticos del básquet es otro activo en pleno aumento según estos datos. Otro aspecto que destaca el informe es que las propiedades deportivas deben convertirse en marcas globales para generar ingresos y despertar interés en los diferentes mercados.

Redacción Analítica Sports

Twitter LinkedIn