River ganó finalmente el partido de vuelta y se consagró campeón de la Copa Libertadores, en un partido que tuvo un alargue donde el equipo de Gallardo profundizó el dominio que construyó a partir del ultimo tercio del primer tiempo reglamentario.

¿Como evitar qué el fútbol latinoamericano desgaste y pierda la oportunidad de celebrar finales como esta? La solución probablemente sea más fácil de lo que pensamos, priorizando lo que pasa dentro de la cancha por sobre todo lo demás.

Ayer River fue de menor a mayor, desde el juego dió vuelta el resultado, y lo hizo con números  contundentes:

  • Tuvo más la pelota que Boca en todos los tramos del partido, más allá de 66% – 34% final de posesión
  • Generó más situaciones, tanto en cantidad (18 remates a 14, 25 centros a 11), como en calidad (números más altos de goles esperados) y mayor cantidad de oportunidades de gol
  • Se conectó mejor, no solamente hizo más pases (por posesión promedio 6,7 contra 3,1 de Boca) sino que esos pases involucraron a jugadores ofensivos. Las pelotas a Pratto fueron de los volantes mientras que Wanchope Abila recibió mayormente pases de Andrada.
  • Los cambios tuvieron efecto positivo, el equipo se paro más adelante y encontró en el lado derecho del ataque (por donde ingresaron Mayada y Quintero) los goles de la victoria. En Boca, la salida de Benedetto, le quito sorpresa y se sintió la ausencia de un jugador que pudiera conectar las líneas más allá del esfuerzo por hacer por parte Nández.

Las estadísticas reflejan lo que sucedió en el campo, en ocasiones y dadas las particularidades del fútbol, esto no alcanza para explicar los resultados. Esa circunstancia no debería representar un impedimento para su utilización y análisis, fundamentalmente para quienes defienden el juego sobre el marcador final.

Aquí son los datos más duros los que marcan la diferencia entre el juego de uno y otro. Y, créanme, no estamos ante un caso excepcional.

River desde la tenencia generó situaciones de mayor calidad

Zonas de Juego - Total Partido

Zonas de Juego – Total Partido – Datos Opta

La posesión total de un partido, por si misma no dice mucho, pero cuando le sumamos profundidad al análisis la cuestión se modifica: River no solo tuvo más la pelota que Boca en el promedio final del partido, sino que si hacemos una revisión por tramos de 15 minutos de juego, fue el dominador en cada uno de ellos:

Speak Visually. Create a Visme

El equipo de Gallardo fue progresivamente jugando mayor parte del tiempo en el campo contrario, el análisis total nos marca la pauta, pero el desagregado por tiempos profundiza sobre la progresión: La metáfora boxistica diría que River ganó por KO en los rounds del campeonato después de haber trabajado a su rival durante todo el juego:

Speak Visually. Create a Visme

River además de tener más la pelota y pasar una mayor parte del tiempo en el campo rival, generó más situaciones de riesgo, los datos tradicionales marcan, por ejemplo, que hubo 18 remates de River y 14 de Boca, 25 centros en jugada por parte de los millonarios y 11 del xeneize. Además de la cantidad de remates, en cuanto a la calidad de las opciones creadas fue superior River, así lo marcan los mal llamados goles esperados (xG), de quienes hemos hablado múltiples veces. Básicamente marcan, para cada remate, cual es la posibilidad de que termine en gol, basándose en un algoritmo que tiene en cuenta el desarrollo de la jugada y matchea con una base de remates a lo largo de la historia del fútbol.

En esta ocasión, y dada las múltiples formas que existen para calcular los xG (los modelos dependen de la cantidad de variables de las jugadas que se tomen), presentamos por su claridad y por la compatibilidad con el proveedor de datos (Opta) la versión que desarrolló para este partido la web colombiana especializada “Gol y Fútbol”.

Fuente: golyfutbol.com

Los cambios modificaron el juego

Un indicador muy pocas veces utilizados es el mapa de calor, para buena parte del público futbolero pareciera es un detalle gráfico visualmente atractivo en los widgets que sigue las acciones de los partidos, pero contiene más información del a que se puede pensar. Por ejemplo, detalla como los delanteros centros de Boca se movieron de maneras diferentes, Abila quedó instalado como referencia en el medio del ataque (y fue neutralizado mayormente por los centrales de River) mientras que Benedetto aportó mayor movilidad complicando el accionar defensivo:

En River el cambio fue disruptivo, la entrada de Juanfer Quintero, fue efectiva más allá de que el colombiano haya sido el autor del gol de la victoria, su ingreso y el reordenamiento táctico del equipo, ubico a River con actividad varios metros más adelante y profundizando el costado derecho del ataque (por donde vinieron los goles), así lo muestra este mapa de calor combinado de varios jugadores involucrados en la modificación:

River involucra más jugadores en su sistema de juego

Si vamos más allá de las estadísticas tradicionales, y además de contarles del mayor número de pases totales del equipo de Gallardo (638 a 322), cadenas de pases más largas (6,7 a 3,1 toques por posesión) y la mayor efectividad  (85.4% a 70.2% también para los de Núñez), nos concentramos en como se pasa la pelota uno y otro, vamos a encontrar algunas particularidades más que interesantes:

  • El rol central de Enzo Pérez en el juego de River (aportando en ambos lados e incluso haciendo de Ponzio ante la salida del capitán).
  • Mayada fue socio inmediato de Juanfer Quintero.
  • Funcionó muy conectado el tandem Casco – Gonzalo Martinez, el Piti además fue buscado por compañeros de todas las posiciones contrariamente a lo que pasó con los extremos de Boca.
  • El jugador que más pelotas le hizo llegar a Wanchope Abila en Boca fue… el arquero Andrada.
  • Hubo más pases de Villa y Pavón a Buffarini y Pablo Pérez respectivamente, que a la inversa.
  • El uruguayo Nández involucro a más compañeros suyos en el juego que ningún otro.

El gráfico que presentamos muestra los pases exitosos entre jugadores de cada equipo, las flechas indican de que jugador a que jugador van los pases (a mayor tamaño mayor cantidad), mientras que los circulos representan a los jugadores, mientras más grande mayor es la centralidad del futbolista dentro de la red-equipo (recibe y entrega más pases).

Más allá de la representación gráfica, donde se puede ver a los jugadores de River más conectados, existe un indicador en análisis reticular que se enfoca en medir que tan densa es la red, es decir cuantas de la totalidad de las relaciones posibles se dan efectivamente. En futbolero, el Barcelona de Guardiola a la Holanda de Rinus Michaels se aproximaban al 100% (todos los jugadores conectaban a través de pases con todos), mientras que la Grecia campeona de la Euro 2004 estaba en torno al 40%. Estos fueron los números de River y Boca ayer:

Speak Visually. Create a Visme

¿Quiénes fueron los jugadores que más conectaron al equipo, más allá de la cantidad de pases dados?

Hablamos de la intermediación en entregas anteriores del Lab, se trata de una estadística que destaca al jugador que conecta las diferentes partes del equipo, en Boca el futbolista con mayor índice de intermediación fue el defensor central Carlos Izquierdoz, mientras que en River fue el volante Enzo Pérez.

Esto se relaciona con como se dieron los subgrupos al interior de cada equipo: Boca no pudo involucrar a los defensores en el cluster de ataque y perdió a su delantero centro con la modificación, mientras que River mucho más conectado y la variedad de los pases datos, casi todo el equipo participa del grupo central.

 

Fuente: Opta Sports https://www.optasports.com/

Matías Conde

Data Analyst. Responsable de Analítica Sports Data.

Twitter