A lo largo de estas entregas, Analítica Sports se propone tratar de encontrar emergentes que puedan aportar información clave para las discusiones futboleras, concentrándonos como siempre en el juego, en lo que sucede dentro del campo.

El tema de la posesión lo tocamos el año pasado, cuando repasamos números generales de las distintas ligas de Europa y hallamos que la posesión no aseguraba la victoria pero que los equipos de peores campañas eran también los que menos tenían la pelota

Vamos a profundizar sobre esta idea utilizando la ayuda de la plataforma Wyscout, la misma que provee datos a los principales clubes del mundo y que se ha convertido en una herramienta indispensable para los analistas de la industria del fútbol.

Tres países, seis Ligas, dos divisiones y 112 equipos

Generalmente esta clase de estudios suele centrarse en las cuatro o cinco ligas principales del viejo continente. Primero, por el mayor interés que generan, y luego porque suele haber mayor disponibilidad de la información. En este sentido, hemos pensando una “vuelta de tuerca” al enfoque: en este primer ejercicio, optamos por tomar tres países europeos cuyas competencia futbolística tiene niveles diferentes.

  • Una liga top (La Liga-España)
  • Una intermedia (Eredivise-Holanda)
  • Una de nivel menor (Eliteserien-Noruega)

Todas ellas son abordadas con sus correspondientes segundas divisiones (LaLiga 2, Eerste Divisie y Obos Ligaen). La idea de contar con competiciones diferentes es para no quedarnos con conclusiones que solamente abarquen equipos de élite y ver si la fórmula de tener la pelota tiene igual incidencia en los distintos niveles. También hay un motivo práctico que es dejarles la visualización armada para que ustedes puedan variar de ligas y extraer sus propias conclusiones.

La segunda parte de este artículo traerá una propuesta similar tomando torneos del continente americano.

Conjuntamente a la estadística de posesión promedio por partido de la presente temporada, hemos incluido también la posición en la tabla de los equipos, la cantidad de goles convertidos, los remates por partido y los goles esperados (xG), utilizando esta última como una métrica de calidad de los ataques. Si no están al tanto de qué son y cómo se calcula este indicador lo pueden revisar en el Lab que hicimos de los partidos de Argentina en la última Copa del Mundo.

Si utilizan el menú de la parte superior derecha de la infografía, pueden filtrar los datos por liga y división, el tamaño de los escudos esta en escala con el número de remates promedio. Además, al pasar el mouse por las insignia de cada uno de los clubes pueden acceder a información adicional.

 

Analizando los datos, la primera conclusión que surge es que habría una relación entra la posesión y la tenencia del balón, la línea de tendencia (que también incluye data adicional con índices específicos) así lo muestra. Sin embargo, si pudieron filtrar los resultados verán comportamientos diferentes por liga y por país:

  1. En Holanda la correlación es más acentuada. Parece que Rinus Michaels ha dejado no solamente en los libros una marca importante sino también en la práctica. Esto no varía en la primera y la segunda división, con lo cual podríamos estar hablando de un patrón de juego, aunque no debemos olvidar la gran cantidad de filiales de equipos de la Eredivise que juegan en segunda.
  2. En España, la correlación es menor que en Holanda y difiere por divisiones: en La Liga hay solamente un equipo con tenencia mayor al 50% que está por debajo del puesto 11 (Celta de Vigo), en LaLiga 2 en cambio, casi no se correlacionan estas variables. Un punto a favor para los que creen que en divisiones más parejas la posesión pasa a ser secundaria.

  3. El caso de Noruega, una liga de menor nivel, la segunda división muestra algo más de correlación que la primera, en niveles similares a la liga holandesa.

¿A que nos lleva este análisis? Básicamente hemos tratado de buscar una generalidad mezclando datos de competiciones de naturaleza disímil, y en ese sentido nos hemos quedados con las manos vacías: si bien hay una tendencia general que correlaciona variables, cada competencia muestra resultados diferentes.

Una vez más, los datos necesitan contexto. Las formulas universales no aplican en el fútbol: el juego de tenencia da más resultado en la primera división holandesa que en la segunda española. Y antes que algún apresurado concluya que este tipo de cuestiones van contra la utilización de datos en el fútbol, hay que tener presente que esta clase de ejercicios demuestran lo contrario: conocer en detalle la competencia da ventajas contextuales que las fórmulas totalitarias de antaño no cubren.

Acceder a la información a través de plataformas como Wyscout es indispensable en un juego dinámico que adquiere características diferentes según la competencia que se participe.

 

Matías Conde

Data Analyst. Responsable de Analítica Sports Data.

Twitter