Por Nicolás García Aramouni (Analista Invitado)

Una de las reglas básicas de las finanzas afirma que el valor de una compañía surge de la suma de las ganancias que esa comprañia generará en el futuro. Eso explica por qué las empresas más valiosas del mundo son  las tecnológicas como Apple, Google y Amazon (son las que se espera que más ganen en el futuro) y no firmas gigantes del pasado, como General Electric o Ford , cuyo momento máximo de relevancia ya pasó.

Podemos, por lo tanto, intentar extender esta analogía al mundo del fútbol, para afirmar que el equipo que más probabilidades que tiene de ser campeón es el que más vale. Por el contrario, el equipo que más chances de tiene de salir último es el equipo con menos valor de mercado. Estas aseveraciones tienen un enorme supuesto subyacente: el valor de un equipo podría ser definido como la suma lineal del valor de mercado de cada uno de sus jugadores; algo por lo menos discutible, ya que no se tienen en cuenta factores de sinergia entre compañeros, historia o “mística” de los distintos conjuntos, entre otras variables

Esta potencial falla, en la lógica, no quita la posibilidad de que nos hagamos la pregunta si este postulado ( “El equipo que más probabilidades que tiene de ser campeón es el que más vale”) es aplicable en la práctica. Para comenzar, es interesante ver un gráfico que relaciona la posición de un equipo en la tabla de posiciones del campeonato con la posición de un equipo en el ranking de valoración de mercado de un campeonato para las 5 ligas europeas de fútbol más importantes (Inglaterra, España, Italia, Francia y Alemania) para el período 2006-2019:

 


 

Si la relación entre ambos conceptos fuese perfecta, entonces en el gráfico debería observarse, para todos los años, una línea diagonal en la que se ubicarían todos los puntos. En esta recta se podría observar que el equipo más valioso sería campeón, el segundo más valioso subcampeón, etc. Por otro lado, los equipos que les va mejor que lo que su valor de mercado predice, se encontrarían en la parte superior izquierda del gráfico. Mientras que los equipos que tienen una peor performance que lo predicho por su valor económico se encontrarían en la parte inferior derecha.

Aunque la conexión entre ambos rankings no es perfecta, se nota una mayor correlación en los primeros puestos; es decir, los primeros puestos suelen ser ocupados por los equipos más valiosos. Sin embargo, a partir del puesto 5 de la tabla de posiciones aproximadamente, la relación empieza a ser más difusa ya que se observa una nube de puntos sin ningún patrón claro legible. Obviamente, esto no quita que existan excepciones (lo primero que viene a la mente es el caso de Leicester campeón de la Premier League en 2016), pero  se ve una mayor tendencia en los primeros puestos y una correlación menor del 6to puesto en adelante. Es hora, por lo tanto, de hacer doble clic para poder hacer un análisis más profundo entre el valor de los equipos y su desempeño deportivo.

Valor de mercado y desempeño deportivo

Evaluando los resultados anteriores, surgen varias preguntas: ¿Cómo ha evolucionado el valor total de las cinco ligas a través del tiempo? ¿Cuál ha sido la posición del equipo más valioso? ¿Qué posición en el ranking de valor de mercado ocupa el equipo campeón? ¿Cuál es la correlación entre la posición de ambas tablas (posiciones y valor de mercado) para las ligas correspondientes? Intentaremos responder estas preguntas con las siguientes visualizaciones:

En primer lugar, resulta sumamente interesante cómo se ha dado la evolución histórica del valor total de las distintas ligas. Con respecto a este punto, podemos decir que la inflación no es un fenómeno ciento por ciento argentino y que también ha alcanzado al mundo de los jugadores de fútbol. Con relación a esta historia, ¿Cuántas veces hemos escuchado en los últimos años que una transferencia rompe una incontable cantidad de récords? Pensar que, en un momento, antes de llegadas como las de Zlatan y Neymar, el argentino Javier Pastore había sido la adquisición más cara de la historia de la Liga Francesa.

Javier Pastore: en su momento, la contratación más cara en la historia del PSG que luego volvió a romper el mercado global cuando fichó a Neymar

Además, la separación de la valoración de la Premier League con respecto a las otras ligas se ha acrecentado a través de los años, marcando el gran poderío del fútbol inglés (reflejado, por ejemplo, en las finales de este año de la Champions y la Europa League). Por otro lado, al ver la correlación general de las distintas ligas entre el ranking de valor de mercado con la tabla de posiciones, se ve como claramente existe una mayor conexión entre dichas variables en Inglaterra e Italia. Hace varios años que no es extraño pensar que el campeonato es una competencia desigual entre la Juventus y el resto. Esta gran correlación se da a pesar del hecho de que Juventus  terminó descendiendo en 2006 por el recordado caso de arreglo del partidos conocido como Calciopoli.

Esto tiene cierta traducción al resto de los gráficos, ya que, por ejemplo, Alemania (el país con menor correlación entre ambas variables) es la liga con mayor cantidad de picos en el gráfico que marca la posición en el ranking de valor de mercado del equipo campeón. Por otro lado, en esta misma visualización se puede ver que las ligas con mayor correlación tienen, en general, las líneas más planas y cercanas al cero. También  podemos ver que, en varios países, la cantidad de veces que ha salido campeón el equipo más valioso es muy notoria (en Italia y Alemania ronda el 70%), mientras que para otras ligas es bastante menor: en Inglaterra este porcentaje roza el 28%.

Podemos ver que en varios países la cantidad de veces que ha salido campeón el equipo más valioso es muy notoria: en Italia y Alemania ronda el 70%, mientras que para otras ligas es bastante menor: en Inglaterra este porcentaje roza el 28%.

Es verdad que sorprende la elevada proporción de esta métrica para Alemania dado que es el equipo con menor correlación entre ambos rankings, pero como se pudo observar anteriormente, esta correlación es especialmente importante para los primeros puestos, pero no para toda la tabla. Adicionalmente, se ve que en varios países ser el equipo mayor valuado representa un seguro con respecto a la posición del torneo (en estos casos se puede observar una línea prácticamente plana en el gráfico de “Posición en el Campeonato del Equipo Más Valioso”). Sin embargo, en Inglaterra es el país en el que menos pasa esto, como se puede ver en los picos de los años 2012 y 2016.

Desempeño y desigualdad

El análisis hecho anteriormente no resuelve otras incógnitas, entre las que se encuentran  algunas preguntas cómo qué tan desiguales son las ligas europeas económicamente, qué tan probable es que un equipo que “vale poco” sea campeón o cuántas posibilidades hay que el equipo más valioso caiga a puestos del fondo de la tabla de posiciones. Todas estas incógnitas responden a dudas relacionadas con la equidad económica y deportiva de las distintas ligas. En este sentido, no es ilógico pensar que ligas más desiguales encontrarán una mayor correlación entre la posición de la liga y la posición del ranking de valor de mercado:

 


 

En primer lugar, es necesario explicar cómo se calcula el Coeficiente de Variación, que es la métrica utilizada para calcular la desigualdad económica de las distintas ligas. Este coeficiente se calcula como el desvío estándar de una muestra de datos (medida de cuán alejadas se encuentran las observaciones de la media de la distribución -en promedio-) dividido la media de la misma muestra.

La liga española ha sido la más desigual en términos económicos:nadie se imagina a estrellas del fútbol mundial en España si no están en Real Madrid o en Barcelona, mientras que la más igualitaria es la inglesa

De esta forma, podemos tener una medida de dispersión, es decir, de qué tan distintos son los datos, olvidándonos del orden de magnitud de estos (lo cual es útil para este caso ya que, por ejemplo, la Premier League tiene mucho más valor económico que la Ligue 1). Habiendo marcado  esto, es claro que la liga española ha sido la más desigual en términos económicos (nadie se imagina a estrellas del fútbol mundial en España si no están en Real Madrid o en Barcelona), mientras que la más igualitaria es la inglesa: más allá del Chelsea, Liverpool, Arsenal y los equipos de Manchester, varias veces surgen estrellas en otros equipos de la Premier como el Tottenham, Leicester,entre otros.

 

Con algo adicional: si se repasa mentalmente el mercado de pases de estos torneos, no es sorprendente que varias de las grandes contrataciones del campeonato inglés provienen de otros clubes de la misma competencia. Por otro lado, es sorprendente el crecimiento de la desigualdad existente en Francia. En parte está explicada por la inyección de recursos que han tenido clubes como el PSG y el Mónaco. Es interesante ver cómo la desigualdad económica, aún en un contexto de crecimiento de valor de las ligas, se ha mantenido aproximadamente constante para ligas como la italiana y la inglesa. Esto implicaría que todos los clubes aumentan su valor de forma pareja, tanto los grandes como los chicos.

Por otro lado,  salvo por Inglaterra e Italia, en las otras ligas el equipo más valioso no ha salido del top 5. Esto implica que, por más que ser el equipo con más recursos no asegura el campeonato, parece que sí asegura un buen resultado. Sobre este punto hay que hacer una salvedad: el caso de Italia está afectado por el hecho de que Juventus fue sentenciado al descenso tras el escándalo del Calciopoli en 2006, por lo que por más que mandar al descenso al equipo más valioso representa un ejemplo de justicia deportiva; es necesario aclarar que, sacando este hecho, la peor posición del equipo más valioso fue el 6to puesto del Inter en 2012. Por último, es importante resaltar que, en varias ligas, para ser campeón hay que obligatoriamente ser uno de los clubes más valiosos: en España e Italia hay que estar entre los tres clubes con mayor valor de mercado si uno tiene aspiraciones de ser campeón, mientras que en Inglaterra, el Leicester fue campeón teniendo el anteúltimo puesto del ranking de valor de mercado, algo para nada menor.

Conclusiones

Se ha podido comprobar que la correlación entre valor económico y performance deportiva de los clubes europeos de fútbol no es algo inexistente o menor. Por más que esta no es perfecta, condiciona los resultados y la cantidad de clubes que pueden aspirar a ser campeones. Algunas ligas europeas presentan una gran disparidad (tanto económica como deportiva) entre sus clubes históricos y los clubes de menor tamaño. Es verdad, en lo que respecta al fútbol, Europa es más desigual que América como hemos analizado aquí. Sin embargo, nadie en su sano juicio dejaría de  prestarle atención a la práctica de este bello deporte en el Viejo Continente simplemente por ese detalle.