Una final con múltiples duelos generaciones, defensivas que dejaron bajo el nivel de anotación y un rating esquivo en uno de los años más difíciles para la NFL.

El duelo generacional se lo llevaron los veteranos

En 2002 se jugó el Superbowl XVIII con los mismos equipos como protagonistas, un joven Tom Brady hizo la jugada contraria a la que sugeria la leyenda John Madden desde la transmisión y logró a guiar a su equipo a un campeonato que no estaba en los papeles. Difícilmente su rival del domingo, el QB Jared Goff, se acuerde de aquel episodio, por ese entonces tenía apenas 3 años de vida.

La final del domingo fue la de mayor diferencia etaria entre mariscales de campo, los 24 de Goff haciendo su debut en un Superbowl, contra los 41 de Brady que asistió a su noveno juego por el campeonato. Y se notó.

Brady completo 21 de los 35 pases (60%) contra 19 de 38 (50%), obtuvo más yardas y fue capturado menos veces, no obstante el líder de los Patriots fundamentalmente fue efectivo en el momento justo, con el partido empatado en 3 y promediando el tercer cuarto conectó un pase de 30 yardas con Rob Gronkowski para quedar a las puertas del único touchdown de la noche, convertido en la siguiente carrera por el corredor Sony Michel.

La respuesta de Goff debió darse en la jugada posterior, cuando consiguieron avanzar a campo rival tras una sucesión de buenos movimientos ofensivos y un error que puedo costar caro del golpeador de los Patriots Hightower, allí cuando el oriundo de San Francisco y líder del draft de 2016 tuvo su oportunidad, su lanzamiento al corredor B. Cooks (ex Patriots y uno de los mejores jugadores de Los Angeles en el Super Bowl) no fue bueno y fue interceptado por el esquinero Stephon Gilmore.

No es una novedad que en cuanto a análisis de datos, la NFL esta varios años adelante de otras ligas. Tantos que podríamos decir que están en otra generación. La web de estadísticas Nextgenstats ofrece por ejemplo, el play by play animado, una autentico lujo para los fanáticos de los playbooks y el detalle, en el gif de abajo, el momento clave del partido, la intereceptación de Gilmore que le dió medio campeonato a Brady y los Patriots.

Sin embargo, no fue el único de los duelos generacionales de la noche, también asistimos al Super Bowl con mayor diferencias entre las edad des de los Head Coach, por el lado de los Rams el muy joven Sean McVay  tiene 33 años, mientras que y Bill Belichickde los Patriots acusa 61 y es una autentica leyenda de este deporte, estuvo presente en nada menos que 23%  (12/53) de los Super Bowl de la historia.

Pocas anotaciones y un final sin suspenso

Fue la segunda primera mitad con menos anotaciones de la historia del Super Bowl, apenas 3 puntos ( apenas por debajo del récord de menor anotación: los 2 puntos en Super Bowl IX de 1975) que vinieron a partir de un gol de campo de los Patriots ejecutado por Gronkowski, en una primera mitad donde los de New England tuvieron más tiempo en ofensiva pero no pudieron sumar demasiado.

En la segunda parte, la jugada del touchdown de los Patriots, seguida por la intercepción que sufrieron los Rams parecieron sentenciar el juego demasiado pronto, privándonos de esos finales de película con los cuales el azar suele premiar a las ligas estadounidenses, No hubo suspenso porqué los Rams no ejecutaron buenas ofensivas aunque estuvieron más tiempo en ofensiva.  Los de Los Angeles fallaron incluso el tiro del final cuando el intento de gol de campo por parte de G. Zuerlein, desde una distancia importante (48m) aunque de alta efectividad promedio, se fue desviado evitando cualquier posibilidad de hazaña por parte de los Rams.

Este gol de campo errado, confirmó además que estábamos ante la final de menor goleo combinado de la historia, apenas 16 puntos entre Patriots y Rams, cinco menos que el record anterior de menor puntuación que tenían Dolphins y Redskins desde 1973..

En los nueve Super Bowls que protagonizó Brady y los Patriots, este fue el primero en el que lograron una diferencia mayor a una anotación (touchdown + conversión), de hecho la diferencia promedio que sacaban los Patriots cuando ganaban finales hasta el domingo que lo hicieron por 10 puntos era de 3.8.

Mediotiempo olvidable y ranting en baja

44.9 millones de hogares vieron el Super Bowl, según datos preliminares de Nielsen, esto equivale a un cinco por ciento menos que la edición pasada animada por los Patriots y los Eagles. Y es el rating más bajo desde el Super Bowl protagonizado por Pittsburgh Steelers y Arizona Cardinal en 2009.

El sitio Sports Media Watch hace otro conteo multiplataforma y llega a una conclusión similar 100.7 millones de personas vieron el Super Bowl, un 5% menos que el año pasado (106M) y la audiencia combinada más bajada desde 2009 (98.7M).

Obviamente esto no quiere decir que el evento haya perdido su dimensión, de hecho dominó la conversación en Twitter durante buena parte del fin de semana y arrojo las habituales cifras enormes de patrocinio, sin embargo es el contexto es el que nos da la magnitud de esta final en comparación a otros grandes sucesos deportivos globales, y el partido más importante de fútbol americano esta muy lejos de la audiencia combinada del mundial de fútbol: la cadena CNBC estimó que algo así como 3.5 billones de personas vieron alguna parte del Mundial de Rusia y que la final entre Francia y Croacia fue seguida por 500 millones .

Si la comparación suena injusta por la participación de múltiples países en el evento de la FIFA, tomemos el partido que definió la última Champions League y el número también supera al Super Bowl: 180 millones vieron ganar al Real Madrid. Incluso si comparamos con eventos locales la audiencia no es la mayor, el año pasado el choque entre India y Pakistán en el mundial de Cricket fue seguido por 288 millones de personas solamente en el país de Anand y Gandhi.

Párrafo aparte para el siempre esperado espectáculo de mediotiempo fue correcto aunque difícilmente memorable como las presentaciones de Prince o Michael Jackson de antaño. Más allá de gustos, las asignación de Maroon 5 como artista principal quedó envuelta en polémicas por la negativa de Rihanna y otros artistas negros en asistir al Super Bowl en solidaridad con Colin Kaepernick, el jugador negro que con su rodilla en el suelo dio visibilidad a las protestas por abuso policial en Estados Unidos y que fue sancionado por la NFL .

 

Matías Conde

Data Analyst. Responsable de Analítica Sports Data.

Twitter