La tercera versión de los Juegos Olímpicos de la Juventud podrá ser analizada de manera integral una vez que termine y se tome cierta perspectiva. Pero algo ya sucedió: el COI demostró que había nuevos deportes por “inventarse” y qué tiene respuesta para las demandas televisivas y los contenidos digitales que exigían las audiencias. Hablar de audiencias también es obligatorio porque  ya no existe un solo público deportivo.

Beach Handball: formato novedoso de una matriz reconocible

Buenos Aires le dio a los Juegos de la Juventud un alcance masivo. Cuando el COI muestre sus cifras de consumo digital de los Juegos, los datos serán impactantes. Pero hay algo que ya se cristalizó: la concurrencia masiva de espectadores a los diferentes Parques Olímpicos. Es probable que las cifras puedan llegar al millón de visitantes acumulados. Muchos de ellos ( o todos, ¿cómo saberlo?) atraídos por propuestas deportivas novedosas.

Escalada Deportiva: incluida en el programa de Tokio 2020

La escalada deportiva causó impacto por la velocidad y el magnetismo de la propuesta: las paredes de 4 y 15 metros con obstáculos que deben ser superados por los escaladores, generan un suspenso y un desenlace que no supera los cuatro minutos por participante. Adrenalina, esfuerzo, dinámica y superación. ¿No es acaso lo que se espera de cualquier deporte?

Las variantes del handball (en la playa), la consagración del 3X3 como versión urbana del básquet (en los Juegos Olimpicos cuando se habló de 3X3, el término básquet no fue mencionado) son manifestaciones de otras experiencias deportivas que no encajan con las ideas tradicionales del deporte. Pero que gustan. Dicho de otro modo: no solamente cuando se habla de eSports se desafían las reglas de los deportes tradicionales, sino con las versiones novedosas que provienen de una matriz más reconocible. Ahí están el beach handball, el futsal, el BMX freestyle y 3X3 ( ni que hablar de las volcadas y los tiros a larga distancia)  para ser señalados como casos de éxito de Buenos Aires 2018. Versiones flexibles del rugby (seven, ya olímpico desde Rio 2016) y del hockey  (cinco jugadores) , al tiempo, no generan la sensación de estar viendo otro deporte. Son los de siempre, pero más dinámicos

“No solo los eSports pueden desafiar las reglas de los deportes tradicionales, sino las nuevas versiones deportivas que provienen de una matriz reconocible..”

¿Reemplazará el handball de playa al balonmano indoor en los Juegos de Verano para enviarlos a los de Invierno? Fue una de las preguntas que rondaron por Buenos Aires. Tal vez eso no suceda. Pero el crecimiento de otro deporte sobre la arena puede potenciar las propuestas de Juegos de Playa con mayor atractivo para los compradores de derechos. O para que Facebook y Twitter se disputen el streaming de deportes de nicho cobijados bajo los cinco anillos del COI. Los dirigentes olímpicos sabían que puertas abrían en Atlanta 96 cuando se incluyó en el programa el beach volley y en Pekin 2008, cuando se agregó el BMX al medallero.

BMX freestyle: otra sensación en Buenos Aires 2018

Buenos Aires 2018 representó la salida a la superficie de los Juegos de la Juventud a una escala superior. De gran convocatoria y de valor deportivo. Pero fundamentalmente fue una explosión de nuevos formatos deportivos. Un desafío a las tradiciones de los dirigentes que ya no prestan atención a los deportes que practican y cautivan a sus hijos, sino a sus nietos. Y lo que es más: la generación que consideraba que todos los deportes ya estaban inventados, ve interpelado todo su sistema de creencias. A vivir con eso.

Marcelo Gantman

Director de Contenidos de Analítica Sports.

Twitter