A principios de 2018, el Betis se enfrentaba con un problema: debía renovar el contrato de Fabián Ruiz, volante español que generaba un aporte vital al equipo. El club sabía que a mediados de año lo iban a perder. También, en realidad, que el Napoli de Italia seguía de cerca al mediocampista que oxigenaba el juego. Lo que además sabían es que debían moverse rápido para que su baja no golpeara el funcionamiento.

En febrero, en un chat interno entre dirigentes del Betis, José López Catalán, consejero delegado del club, marcó a un futbolista del PSG: “Giovanni Lo Celso. Es un volante muy interesante que puede salir a préstamo porque no tiene muchas oportunidades”. Con ese apellido en la cabeza, con las características claras de lo que demandaba la salida de Fabián, la secretaría técnica empezó a trabajar con el área de Big Data del club.

La historia la narra Ángel Haro, presidente del Betis, en una conferencia de prensa que brindó la semana pasada para contar los nuevos cambios en el organigrama deportivo del club. En los últimos días, Haro sufrió críticas por parte de la prensa por la utilización del big data, a la que él define como “una herramienta de almacenamiento y procesamiento de datos para buscar patrones”. Ante las críticas, recurrió a casos de éxito para sostener su uso: “Equipillos como el Liverpool la usaron, y Toronto Raptors, último campeón de la NBA, la utilizó a ella para elegir a sus jugadores en el draft”.

Pero Haro quería correr el velo de cómo se manejaba en el Betis, y para eso reveló como contrataron a Giovanni Lo Celso.

“Cuando López Catalán nos marcó a Lo Celso en un chat de trabajo, nos pusimos en marcha con nuestro departamento de Big Data. Empezamos a buscar un jugador que estuviera en la media de creación, pases entre líneas, desborde, que aportara en defensa vía recuperación y anticipación, contribución goleadora, ocasiones creadas. Filtramos por un algoritmo de similitud de las cinco grandes ligas, y el jugador que más se acercaba a lo que buscábamos era Lo Celso. Tenía una similitud de un 86.5%, que era lo más cercano a lo que pretendíamos para sustituir a Fabián”, afirmó el directivo.

“Analizamos distintas métricas del jugador y vimos que sus números eran parecidos a los que nos daba Fabián”, agregó. Y consiguieron un préstamo con una opción de compra de 22 millones de euros que ejecutaron hace algunos meses. Betis, ahora, blindó a Lo Celso con una cláusula de 100 millones de euros. El aporte del rosarino fue fantástico: convirtió 16 goles y facilitó otros cinco. “Su incorporación fue magnífica”, manifestó Haro.

 

 

Betis está transformando su metodología para incorporar jugadores. “Queremos hacerlo de abajo hacia arriba, con scouting que nos permita tener muchas opciones en los mercados complejos y cortos como los de invierno”, señaló el mandamás. Y dijo que, hasta el momento, se basaban en oportunidades. “Eso tiene un gran problema –agregó-: los precios no siempre son razonables. Con el scouting, en cambio, se pueden anticipar los talentos y comprar a los mejores precios”.

Redacción Analítica Sports

Twitter LinkedIn