La recuperación de deportistas profesionales lesionados es uno de los escenarios donde la tecnología tiene mucho para decir y mostrar. Los procesos de mejora y de alivio para las estrellas de las diferentes ligas cuando sufren dolores están ahora en manos de dispositivos que además de traer beneficios, despejan el panorama con respecto al consumo de drogas que, aún recetadas y controladas, pueden perjudicar al atleta en los controles antidoping. A la vez, la aparición de artefactos que son utilizados por celebridades del deporte, alcanzan un nivel masivo cuando lo adoptan los deportistas amateurs. Se trata de un coctel de avances tecnológicos, atletas en recuperación que a la vez son influencers y una población que compra lo mismo que funciona en la elite de la NFL, la NBA, la MLB y las ligas europeas de fútbol.

La gimnasta Simone Biles, LeBron James son las rostros deportivos más famosos de Estados Unidos que usan NormaTec. Pero no están solos: la empresa asegura que lo utilizan el 97 por ciento de las franquicias deportivas norteamericanas desde los Lakers hasta los Red Sox. NormaTec es una tecnología de compresión que mejora la circulación del deportistas tras la competencia y el entrenamiento. Ese bienestar se traduce en una rápida recuperación. En casos de lesiones, acelera la rehabilitación del deportista. Viene en forma de bota o de traje enterizo  es de fácil transportación.  Su popularidad creció con los deportistas como principales influencers en redes sociales y ahora se encuentran en todos los centros de fitness, crossfit y gimnasios donde los atletas amateurs moldean sus cuerpos con fanatismo.

En todos los vestuarios del deporte norteamericano proliferan ahora los TheraGun. Se trata de una especie de taladro que en la punta tiene una bola de gomaespuma y que con su fuerza percusiva hace que el sistema nervioso anule las señales de dolor. Se puede usar en la espalda, las piernas, caderas, glúteos, píes, hombros y también en las manos. El efecto logrado es el de un masaje profundo en los tejidos que alivia de inmediato cuando reduce la acumulación de ácido láctico. Julio Jones (Atlanta Falcons, NFL) y Kyrie Irving (Boston Celtics, NBA) son algunos de los atletas profesionales que lo usan y lo promueven. Alcanza con que publiquen en sus redes sociales el uso del dispositivo para que las ventas crezcan casi de inmediato. “El efecto es cómo si se tratara de un pájaro carpintero picándote entre 33 y 40 veces por segundo, mientras relaja el músculo”, describe la publicación Paper

Cada dispositivo tecnológico cuenta con el aval de médicos y especialistas en recuperación de lesiones que defienden la metodología. En el caso de TheraGun, el doctor Jason Wersland, creador del sistema, es un quiropráctico que dice ofrecer garantías de éxito del producto. Tratándose de medicina, las evidencias de la comunidad científica serán las que consoliden los resultados. Para otros especialistas, aliviar el dolor es una terapia. Pero eliminarlo es no tomar en cuenta una manifestación de un cuerpo lastimado.

 

Gyrostim es otra de las innovaciones en la recuperación de lesionados. Se usa en el caso de golpes fuertes en la cabeza: las clásicas y temibles contusiones cerebrales que sufren los jugadores del a NFL y del hockey sobre hielo (NHL). Es una silla que gira en todas las direcciones mientras el paciente está amarrado como si fuera un piloto aéreo. Fue creada por Kevin Maher, un ingeniero en robótica. Los giros producen una estimulación vestibular intensa para mejorar el balance cerebral. A Maher le llevó dos décadas arribar al primer prototipo. Su uso permitió que la estrella de la NHL, Sidney Crosby volviera a la actividad y otros jugadores como Dylan Garrioch recurrieron a esa particular terapia. Gyrostim tiene hoy un uso extendido en pacientes de todas las edades que han tenido algún tipo de trastorno cerebral.

 

Las cámaras hiperbáricas que popularizó Michael Phelps durante los Juegos Olímpicos de Londres 2012 tienen ahora un desarollo “techie” mucho más avanzado. Las terapias con oxigeno se hacen hoy dentro de las cápsulas de Variación Cíclica de Condicionamiento Adaptativo (VCCA) que parecen cumplir con el estereotipo de las películas de ciencia ficción. La cápsula tiene a Novak Djokovic como uno de sus fanáticos. Las sesiones de 20 minutos estimulan la producción de células sanguíneas cargadas de oxigeno, remueve el ácido láctico y proporciona una sensación de bienestar y recuperación rápida luego de un gran esfuerzo. El dispositivo VCCA combina cambios de presión de oxigeno, presión ambiental y niveles de temperatura. El deportista responde a esos niveles de estrés y logra estimular su resistencia.

Taladros, cápsulas y sillas que giran según ciertos principios espaciales. Atletas que aseguran recuperarse y que difunden su bienestar en sus comunidades digitales. Deportistas aficionados que compran lo que promocionan sus estrellas. Todos parecen felices. Mucho más si es cierto que gracias a estas técnicas, los atletas profesionales se alejan de los opioides y los médicos deportólogos no quedan involucrados en malas prácticas.

Redacción Analítica Sports

Twitter LinkedIn