Nick Chadd es el líder del departamento de Sport Science en la academia del Manchester City. Es un área enorme: recolecta datos de nueve equipos, desde los menores de nueve años hasta el conjunto sub 23. En total, son más de 200 jugadores y nueve entrenadores a los que debe explicarle qué dicen los números. “La data es buena, pero también es difícil encontrar a alguien que la interpreta y la entienda”, dice Chadd en diálogo con el sitio Leaders in Sport. Aquí recuperamos algunas de las ideas más interesantes que se desprenden de la entrevista:

  • “Podemos poner los mismos datos enfrente de todos, pero resulta que es una persona quien interpreta y los traduce en lo que yo llamaría ‘intervenciones significativas’. Una de las cosas que me parece importante es que los datos estén en vivo porque no tiene sentido recopilarlos y tenerlos en un banco de datos sin informar nada”.
  • “En algunos niveles juntamos más datos que en otros, depende de qué recursos tengamos y también dependemos de los puntos clave del tiempo en el desarrollo del atleta, de qué tan cerca está de ser un futbolista profesional. Tenemos menos datos cuando son juveniles y a medida que crecen tratamos de construir datos comprensivos para tomar decisiones”.
Nick Chadd, responsable del departamento de Sport Science de la academia del Manchester City.
  • “Podemos complementar datos históricos con nuevos datos porque tenemos un sistema de recopilación realmente robusto y somos estrictos, independientemente de la llegada de un entrenador o un nuevo preparador. Ellos tienen que seguir este proceso de manera estricta porque necesitamos que los datos que recopilan sean comparables”.
  • “Compartimos datos con los jugadores, sobre todo porque tenemos cada vez más datos a medida que crecen. Los jugadores están muy integrados en el proceso de recopilación, pero les explicamos que hay errores en las medidas. Si lo hacés parte, el jugador lo entiende y puede convertir el dato en una herramienta muy poderosa”.
  • “Debemos tener en cuenta la comprensión de los datos de los entrenadores, que suelen ser ex jugadores, y no son expertos en datos. Ahora estoy encontrando que los datos más poderosos son los datos más simples”.
  • “Desde una perspectiva del desarrollo juvenil, sugeriría identificar el talento en relación con el talento que ha existido antes: mirar los perfiles de éxito anteriores para compararlos con el nuevo talento que se está identificando. Es muy fácil ir y reclutar al atleta más grande en ese grupo de edad y hacer que entren y hagan un trabajo ese día, pero no es para eso que estamos aquí. El plan a largo plazo y la visión a largo plazo es crear jugadores de fútbol del futuro, por lo que el futuro no necesariamente significa que sean jugadores que estén aquí ahora, sino que es capaz de identificarlo a través de múltiples aspectos y luego tener el coraje y la habilidad para estar capaz de seguir con eso”.

 

Redacción Analítica Sports

Twitter LinkedIn