A esta altura, decir que la tecnología cambió el mundo deportivo es repetir una frase hecha: desde el equipamiento de los atletas hasta las herramientas para determinar si un gol fue válido o no, todo está influenciado por los avances tecnológicos. Pero también modificó la manera de cómo los fanáticos siguen a sus equipos y a sus deportistas preferidos. En YouTube, según un informe publicado por Think with Google, la usina de Google para analizar sus productos, creció un 50% el tiempo de consumo de “videos divertidos” vinculados al deporte.

Los directores de Dude Perfect, GoPro y WWE, considerados por Google como tres de los más prolíficos creadores de contenidos deportivos en YouTube, cuentan cómo los videos online cambiaron tanto a los deportes como los modos de ser un fanático en los tiempos de redes sociales.

“Los videos online abrieron la puerta para nuevos deportes que no eran –y en algunos casos todavía no son- accesibles para las transmisiones de televisión”, explica Todd Ballard, CMO de GoPro. “Tuvimos a muchos atletas a lo largo de estos años que crearon sus marcas en plataformas como YouTube. Les dieron la oportunidad de hablarle a una audiencia más amplia, y a la vez facilitan el acceso a la transmisión a los seguidores de deportes que son menos populares”. El informe pone como ejemplo el Vuelo con Alas como una disciplina de nicho que logró aumentar sus niveles de engagement a través de los videos online. Ahí, la GoPro juega un papel vital: quienes lo practican se colocan una cámara en el casco, y en los videos se puede ver la caída prácticamente en primera persona.

Sin embargo, la transformación excede a los deportes de nicho: también está redefiniendo qué significa ser un deporte, qué se requiere para ser considerado un deporte. “El entretenimiento deportivo representa más que los juegos o partidos profesionales que se obtienen en la transmisión de televisión”, dice Coby Cotton de Dude Perfect, una cuenta de YouTube que hace desafíos en distintos deportes.  

“Los tiros complejos pueden no ser considerados un deporte tradicional: no tienen ninguna liga o campeonato que los agrupe. Pero una de las preguntas que más recibimos es cómo hacemos cierto tiro complicado”, agrega.

“No fue hace tanto que si un fanático quería conectarse con una estrella deportiva debía mandar una carta y esperar una respuesta, si tenía suerte, seis meses después. Esa distancia entre el fanático y el atleta se rompió”, dice Ballard. Esa relación cambió, aporta: “YouTube creó este feedback en tiempo real que no existía antes. Ahora el atleta postea algo y recibe feedback inmediato de sus fanáticos. Ese nivel de engagement creó una conexión emocional entre ellos y sus seguidores”.

Pero no fue solamente la irrupción de los videos online la responsable de generar una relación más estrecha: es el tipo de contenido, es la profundidad que el atleta busca mostrarle a sus fanáticos. Antes, con suerte, solamente se podían ver los textuales postpartido de un deportista. La WWE fue más allá: “Siempre creímos en que debíamos generar más acceso a nuestras súper estrellas, pero los videos online nos dejaron experimentar con formatos que le dan a los fanáticos distintas perspectivas de sus ídolos. Tenemos una serie en YouTube que presenta a los padres de las figuras de la WWE, y realmente muestran un lado diferente y más personal para los atletas”, manifiesta Jayar Donlan, responsable de medios de WWE.

Otro de los cambios que provocó la difusión masiva mediante los videos online, asegura el artículo, es que los atletas emergieron como fuentes de inspiración para practicar los deportes. Cotton indica que “los seguidores de los deportes están pasando de espectadores a participantes. No cualquiera nace con el talento para triunfar en un deporte tradicional como el fútbol o el básquet, pero mucho de nuestros videos más populares son aquellos ‘aptos para todo público’, como el ‘go-kart soccer’”. GoPro, a su vez, confirma lo que dice Cotton: la empresa nota que hay cada vez más videos de amateurs practicando deportes extraños que se ven en YouTube. Google también refuerza el dato: las búsquedas de “cómo se hace” se duplicaron entre 2016 y 2017.

GoPro nota que hay cada vez más videos de amateurs practicando deportes extraños que se ven en YouTube. Google también refuerza el dato: las búsquedas de “cómo se hace” se duplicaron entre 2016 y 2017.

Por último, ya no es la televisión la dictadora de los horarios: hoy en día, los seguidores de un deporte pueden ver un partido como quieran, donde quieran. “Algunos de nuestros videos más populares son los highlights del estilo ‘los 10 mejores momentos de la semana’. Los fanáticos buscan revivir los momentos grandes”, asegura Donlan, de WWE. Al mismo tiempo, las métricas determinan qué tipo de videos preparan los generadores de contenido: “Miramos las reacciones de los fanáticos. Usamos esa información para determinar qué tipo de contenido crear. Cuando vimos que las superestrellas mujeres estaban tomando popularidad, empezamos a crear contenido de ese estilo. Buscamos crear contenido para toda nuestra comunidad y que atraviese las distintas plataformas: nuestros seguidores son parte de ese proceso creativo”.

En pocas palabras, el video online no solamente permite que los fanáticos tengan el control del momento para consumir deportes, sino que también les da influencia sobre el contenido. Para los responsables de crear dicho contenido, las plataformas como YouTube les dieron una nueva manera de relacionarse con los fanáticos y de generar producciones acorde a los intereses de sus comunidades.

[custom_author:RAS]