“Cuando la gente ve jugar a los tenistas de elite, como Roger Federer, Rafael Nadal o Novak Djokovic creen que el resultado tiene más que ver con su juego y sus patrones. Pero hay un juego escondido que corre debajo de cada encuentro en el que ellos conocen a la perfección las debilidades de sus rivales, por lo que modifican y ajustan su plan de juego mucho más de lo que una persona común puede pensar”.

Quien dice la frase al diario The Telegraph es Craig O’Shannessy. O’Shannessy dirige el sitio llamado “Brain Game Tennis website”. Cómo ya hemos contado en una ocasión, es un especialista en análisis del juego y en diseño de estrategias para los partidos: descubre patrones de juego, porcentajes exitosos, y ayuda a los tenistas a salir al court con más herramientas que sus rivales. Novak Djokovic lo contrató y lo incorporó a su equipo para tener más datos de sus contrincantes.

Cada vez son más los tenistas que apuestan al análisis de datos. De hecho, hay una industria detrás de este desarrollo: las raquetas de elite contratan empresas de análisis de datos que, en algunos casos, les brindan servicios personalizados sobre sus rivales. Alexander Zverev, rápidamente caído en Wimbledon, le cuenta sobre su uso al Daily Telegraph: “Todos los tenistas más grandes están usando análisis de datos, pero no les gusta hablar de eso. Yo lo uso muchísimo: hoy en día es una gran parte del juego. Me ayuda a preparar los partidos, y me ayudó muchísimo en el ATP Tour Finals”. En ese torneo, superó a Djokovic en la final.

“Todos los tenistas más grandes están usando análisis de datos, pero no les gusta hablar de eso. Yo lo uso muchísimo: hoy en día es una gran parte del juego. Me ayuda a preparar los partidos, y me ayudó muchísimo en el ATP Tour Finals..” (Alexander Zverev)

Las agencias líderes en el incipiente mercado incluyen a Tennis Stat y Golden Set Analytics. Ahora buscan expandirse en el tenis femenino, donde la idea de trabajar con datos todavía no creció, y las exuberantes sumas de 80.000 libras o más para contratar un paquete anual excede sus presupuestos. Las cifras pueden ser más altas si se contrata un paquete exclusivo, un traje a medida.

Roger Federer diseñó su propio combo de datos: paga más del doble de lo que desembolsa la mayoría de los jugadores. Se sumergió en el océano de datos a principios de la temporada 2017. Federer, siempre dispuesto a invertir en su carrera, tuvo un arranque soñado con Golden Set Analytics: en su primer torneo, ganó un inolvidable Australian Open.

La descripción de Golden Set Analytics de su página web explica lo que hacen en pocas líneas: “Golden Set Analytics es el ‘Moneyball’ para el tenis, y la compañía líder en análisis de datos y ‘big data’ aplicado al tenis. Dirigido por economistas, matemáticos, estadísticos recibidos de Harvard, Yale, Stanford, las universidades de California y San Diego, además de contar con extenistas, la compañía creó modelos estadísticos y computacionales innovadores y algoritmos de software que proporcionan estrategias revolucionarias para jugadores profesionales, universitarios y juveniles”.

Federer diseñó su propio combo de datos. Trabaja con Golden Set Analytics, una compañía de big data aplicada al tenis y que cuenta con economistas y matemáticos de universidades como Yale y Stanford

Andy Murray tiene a alguien pensando por él: contrató a Lorcan Reen, analista de rendimiento del Lawn Tennis Association. Rafael Nadal, en cambio, no reposa en los datos de ninguna agencia: confía ciegamente en la cabeza analítica de su entrenador, Carlos Moya, quien lo guía desde diciembre de 2016.

Distribución y ranking de tiros de Kei Nishikori

El análisis táctico siempre existió, pero ahora llegó a niveles más profundos. Los servicios de datos les dan a quienes pueden contratarlos una ventaja importante en el court, y los ayuda a mantenerse en la cima de los rankings. “Federer, Nadal y Djokovic lo usan más que el resto de los jugadores. Más abajo en el ranking, los tenistas tienden a enfocarse en lo que hacen y en sus patrones en lugar de entender qué pasa del otro lado de la red”, agrega O’Shannessy en diálogo con el periódico inglés.

El secreto del éxito en el tenis, parece, es no dejar nada librado al azar. Trabajar las fortalezas, pero desmembrar las debilidades ajenas para ganar los partidos. Los datos sirven para eso: para entender cuál puede ser la receta de la victoria.

Redacción Analítica Sports

Twitter LinkedIn