Para Adam Silver, el comisionado de la NBA, cambiar el formato del torneo es una posibilidad. La temporada de 82 partidos de temporada regular podría cambiar para organizar un nuevo esquema de competencia.

“Respecto al formato que tenemos ahora, por un lado soy tradicionalista, pero por otro lado ya tiene 50 años con esta temporada de 82 partidos, y no hay nada mágico en eso”, aseguró Silver en una conferencia de prensa. También agregó: “Este es un juego increíble que jamás fue tan emocionante: el atletismo nunca fue tan grande y ahora logramos tener jugadores fantásticos de todo el mundo. Pero… ¿cuál es la mejor manera de organizar la temporada?”.

Como opciones viables, Silver mencionó todas las posibilidades: desde hacer partidos más cortos hasta armar una temporada más breve, con la idea de mejorar el producto tanto para los jugadores como para los fanáticos.

“Creo que está en nosotros desafiar permanentemente la manera en que hacemos las cosas: debemos prestarle atención a los hábitos cambiantes de los espectadores, a un mercado cambiante, a un nuevo mundo de la forma en que se presentan los medios, que suelen ser en dispositivos más pequeños. La gente, además, tiene una capacidad de atención menor”, dijo Silver.

El foco del comisionado está puesto en la salud del jugador. Una posibilidad es abrir la temporada regular antes para reducir la frecuencia de partidos consecutivos y alargar el receso del Juego de las Estrellas. De hecho, el actual formato provoca que algunos basquetbolistas no participen en muchos partidos de la temporada, ya sea por pedidos propios o por decisión de los entrenadores que a menudo buscan gestionar la carga y distribuir los minutos.

“Creo que un punto justo de los fanáticos podría ser sí, en última instancia, la ciencia sugiere que 82 partidos son demasiados para estos jugadores. En ese caso, quizás no deberíamos tener una temporada con tantos partidos. En ese caso, lo acepto y es algo que seguiremos viendo”, apuntó.

“Creo que está en nosotros desafiar permanentemente la manera en que hacemos las cosas: debemos prestarle atención a los hábitos cambiantes de los espectadores”

(Adam Silver)

 

Una de las contras es que acortar la cantidad de partidos de la temporada podría significar menos ingresos para las franquicias. Una opción para resolver esta falencia sería generar un nuevo torneo. Para ejemplificar, Silver señaló al fútbol europeo como algo que podría atraer un nuevo interés a la NBA al ofrecer a los equipos más oportunidades de ganar un certamen, en lugar de tener a un solo campeón.

“Estoy particularmente interesado en ver diferentes tipos de formatos. En los torneos de mitad de temporada, por ejemplo, o los torneos de juego, porque incluso aceptando que los jugadores tienen tantas millas en su cuerpo, puede haber diferentes formas de presentar. Suponiendo que van a jugar 82 partidos, quizás debería haber un cierto número de juegos en la temporada regular y después debería haber dos torneos a lo largo de la temporada”.

Eso, a su vez, generaría un cambio cultural en los fanáticos estadounidenses, acostumbrados a preocuparse por el ganador de las Finales de la NBA.

Otra posibilidad que deslizó Silver es la de recortar la duración de los partidos de 48 a 40, tal como ocurre en los encuentros universitarios y competencias internacionales.

De todos modos, las respuestas llegarán con el tiempo: ahora, buscarán resolver las incógnitas apoyados por la ciencia y la opinión de la Asociación de Jugadores.

Redacción Analítica Sports

Twitter LinkedIn