Matteo Campodónico, CEO de Wyscout, tiene presente el momento exacto en el que supo que su creación había tenido éxito. Sucedió ocho años después de haber materializado la idea de consolidar una plataforma de videos que sirvan para conocer y analizar a futbolistas donde quiera que estén. “Hay un momento que siempre recuerdo. En 2012 estábamos en la oficina con todos los empleados. En un momento, se enciende el fax. El papel comienza a subir, muy despcacio  y aparece el logo del Barcelona FC con el contrato firmado. Estallamos en una ovación porque fue el momento en el que nos dimos cuenta de que los mejores aceptaban usar Wyscout…”, comenta Campodónico en una conversación exclusiva con Analítica Sports. Wyscout, la plataforma que usan más de mil clubes del mundo y 60 asociaciones nacionales, acaba de ser adquirida por Hudl.

Matteo Campodonico, uno de los creadores de Wyscout

A simple vista el acuerdo luce natural: se trata de dos compañías complementarias. Hudl con Sportscode tiene bajo su pulgar el mercado del fútbol con su herramienta de match análisis, que es muy popular en Estados Unidos en la NBA. Hudl muestra lo propio, Wyscout muestra el fútbol del mundo. Ahora serán el conglomerado más grande de análisis de juego y scouting de jugadores. Todos parecen satisfechos. Campodónico en especial.

-¿Por qué razón se dio la compra de Wyscout por parte de Hudl?
-Estamos en una época en la que todos los niveles del fútbol ahora usan tecnología. Nosotros trabajamos con clubes en Italia de la Serie A, pero también con los de la Serie D. Las divisiones juveniles también usan Wyscout. La tecnología es parte de todos las áreas del fútbol. Se usa para la parte médica, para analizar partidos, para el scouting de talentos, para prevenir lesiones. Lo que sucede con esto es que cuando una actividad comienza a crecer mucho, se crea un nuevo mercado y ya hay muchos que quieren intervenir en él. Se vuelve algo grande y empieza a ser interesante. Entonces quienes hace cinco años no prestaban atención, ahora si lo hacen. Especialmente los fondos de inversión mundial. La dan otra dirección al mercado y lo aceleran. Comienzan a poner dinero y todo el panorama cambia. Todas las empresas similares que estaban cuando comencé con Wyscout, ahora ya no existen más.  Actualmente en área de scouting no se puede pensar en la convivencia de cuatro o cinco empresas. Es un mercado en el que pueden existir una o como máximo dos. Y listo. En el área de match análisis es igual. En la producción de datos pasa igual: hoy tenemos entre seis y ocho compañías que hacen lo mismo.

-La fusión entre Stats y Opta, las dos grandes compañías de captura de datos del deporte, es una ineludible referencia frente al escenario que planteas…
-Es eso. Dos empresas muy grandes, que hacen lo mismo, con la misma cantidad de operadores que analizan los mismos partidos, van a venderles su producto al mismo cliente y hacen de eso una batalla. En un momento se miran y dicen: “Vamos juntos”. Eso está pasando ahora en área deportiva y es por eso que se da la unión de Hudl con Wyscout. Nosotros con mis socios estamos muy contentos con lo que hemos construido, pero entendemos que ahora Wyscout es un producto y que precisábamos pensar en el paso siguiente.

 

 

-¿El dilema era cómo crecer?

-Para crecer debíamos ir hacia otros deportes o hacer otras cosas. Para atender el crecimiento de Wyscout teníamos que pasar a otra dimensión. Siempre buscamos inversionistas, ideas, pero nunca arribamos a la mejor solución. En algunos casos porque no encontrábamos la estrategia y otras porque no había “feeling” con el inversor que se acercaba. En el medio de este Hudl se contacta y se presenta como lo que es: una empresa en su mayoría de Estados Unidos, con un fondo de inversor atrás y que aspira a ser global. Tienen su software de match análisis llamado Sportscode, pero no tienen contenidos y no tienen datos. “No tenemos una plataforma y no tenemos un nombre en el fútbol”, fue lo que nos dijeron.  Wyscout precisaba llegar a este punto porque buscábamos una inversión. Precisábamos para nuestra investigación en datos una inversión de al menos 5 millones de dólares. Cuando ellos aparecieron fue perfecto para nosotros. Los dos necesitábamos algo. Vamos a crear a partir de ahora un producto increíble. Los analistas de los equipos van a notarlo muy pronto.

-¿Cómo será ese producto?
-Hoy tenemos que los analistas de los equipos usan Sportscode para los análisis propios. Y usan Wyscout para tener la información de todos los demás partidos. El proceso es descargar videos y descargar los datos para luego subirlos a Hudl. Descargan y suben. Lleva mucho tiempo. Ahora van a poder sincronizar todo con una solución única para los analistas: simplificar todo en un proceso que les consume horas y horas. El segundo efecto será la inversión en los contenidos y en los datos.

-¿De qué manera se utilizarán esos datos y contenidos?

-Voy a dar un ejemplo: no hay ahora herramientas para analizar el rendimiento de los porteros. Con los delanteros es más sencillo desde la creación de la medida de la expectativa de gol. Ese análisis de oportunidades de gol, cuando un periodista está en el estadio, es algo que aprecia con la mirada. En cambio, para los analistas de Wyscout, ese proceso solo lleva no menos de diez minutos. Miran la posición de los defensores, si había espacio de tiro y cómo fue la asistencia. Es natural que sea así: en tiempo real, en el estadio, tienes dos ojos y no puedes ver todo a la vez. Pero nadie, ni Opta ni Stats, con los datos solos, no pueden decirte quien es el mejor portero del mundo.

-Entiendo que no es solamente para determinar quién es el mejor portero del mundo, sino demostrar el potencial de la analítica en el fútbol…

-Asi es, estamos trabajando en ese aspecto del juego que nadie hace. Vamos a evaluar la capacidad de los porteros para salvar los tiros de acuerdo a la posición en el área, Más datos de calidad. Los datos pueden hablar, pero los datos no son toda la verdad. Los datos son El Aleph. Los datos nos llaman a la observación. En el análisis del fútbol nos llevan al video. Estas herramientas van a impactar en el juego, en las apuestas, en todos los aspectos del fútbol como deporte.

-¿Van hacia una funcionalidad de la plataforma de Wyscout en tiempo real?

-Es un proyecto posible, pero precisa de mucho dinero. Cuando se tengan cámaras propias en los estadios se podrá lograr un análisis en tiempo real. Es una tecnología que además precisa de calidad y muchas veces la calidad y la velocidad no van juntas. La calidad del análisis suele llevar tiempo. Ahora estamos yendo hacia procesos semi automáticos para hacer los análisis. Cada equipo ahora lleva ocho horas de tiempo para hacer un análisis de calidad, cuatro horas por cada equipo. Con el big data y el machine learning podemos ir hacia un análisis más automatizado y el analista puede ayudar a ese proceso. Ya comenzamos a hacerlo. Por ahora podemos dar en esas ocho horas mayor calidad de datos y más profundos.

 

“En el mundo del deporte actual, con los desarrollos tecnológicos, no es posible competir si no se tiene dinero. Los recursos también son las personas y para tener a los mejores ingenieros, analistas y especialistas en inteligencia artificial, hace falta dinero. Porque sino se van a Google, a Uber o Microsoft. Entonces queremos tener a los mejores en el deporte. Y eso es con nosotros”

-Cuando presentaron la unión de las compañías, hablaste de la creación de un super sistema para el análisis del fútbol..
-Vamos a posicionarnos como dos empresas que se unen y son las mejores en lo suyo. Además tenemos historias muy similares con Hudl. Nosotros en Italia fuimos tres chicos que comenzamos con la aventura de Wyscout, ellos hicieron lo mismo: tres chicos con el fútbol americano. Lo que cambió fue el nivel de inversión, a favor de ellos. Wyscout llegó a tener inversiones por 5 millones de dólares y Hudl tuvo rondas que sumaron 75 millones. En el mundo del deporte actual, con los desarrollos tecnológicos, no es posible competir si no se tienen recursos y dinero. Los recursos también son las personas y para tener a los mejores ingenieros, analistas y especialistas en inteligencia artificial, hace falta dinero. Porque sino se van a Google, a Uber o Microsoft. Entonces queremos tener a los mejores en el deporte. Y eso es con nosotros.

-Por lo que cuentas hasta aquí, Wyscout tenía que lograr esta alianza para poder dar un ambicioso siguiente paso..
-Wyscout tuvo un gran recorrido desde que nacimos en Chiavari,  una pequeña ciudad de Italia. Nos gusta esta unión. Esta es una unión que no hace mal. El primer efecto es que seguimos donde estamos: vamos a buscar una oficina más grande en . Seguimos acá, en nuestra ciudad. Es una alianza que valora lo que hicimos, no va a matarlo.
-Cualquiera que está en la sintonía de la innovación y la tecnología en el deporte advierte que se trata de la unión de dos compañías complementarias…
-Eso es lo que sucedió. Hudl es líder en Estados Unidos, en el futbol americano y en la NBA. Y además tienen un software de match análisis en el fútbol muy valorado, pero sin ser un nombre muy conocido. Con Wyscout ahora lo tienen. Y nosotros creceremos mucho en el deporte norteamericano, en los colleges y en el resto de ese mercado.

 

 

-¿Hacia donde va la evolución de la tecnologia en el fútbol?

-Vendrá la evolución por el lado de las lesiones y con el entrenamiento. En Chiavari tenemos una pequeña incubadora de empresas. Una de ellas analiza como duermen los atletas. Con sensores en la cama. Cualquiera puede pensar que eso es demasiado y es comprensible. Pero si soy un atleta de elite, quiero entrenarme lo mejor posible y veo que cada 30 minutos mi sueño cambia, duermo mal y luego voy al entrenamiento al día siguiente y no evoluciono, para ese atleta eso es bueno. También será bueno lo que venga para el scouting. La tecnología nos permitirá llegar a más jugadores.

-¿De qué manera?

-Hoy tenemos un mercado de transferencias establecido que permite conocer entre 40 mil y 60 mil jugadores. Un scouting global nos permite pensar que se puede detectar a un jugador de Segunda B de España para que vaya a la Argentina. Como fue De Rossi a Boca. ¿Por qué no? Un joven de Italia podría querer ir a Boca que a un club pequeño de la Serie A. El ojo del scouting no es suficiente para controlar el fútbol global. Hoy cuando quiero comprar una casa, no voy a hablar con todos los que venden casas en mi ciudad. Entro a internet, selección, pongo los filtros y busco. Recién luego converso con quien la vende. El fútbol es igual.

-Mencionabas la transferencia de De Rossi a Boca y hay que convenir que se trata de un traspaso inusual. Hay una lógica de mercado que indica que los jugadores van hacia los clubes que pagan más. Y se sabe que en Europa pagan más que en Sudamérica. ¿La tecnología podría alterar ese circuito?

-Hay talentos jóvenes en Italia que pueden tener ese destino. Está claro que no hablamos de los mejores futbolistas del mundo: los mejores hoy van a Inglaterra, Real Madrid, Barcelona, Juventus, Bayern. Pero es podría cambiar. Hay una cuestión de mentalidad: Boca, Flamengo, River, Corinthians son marcas globales y yo estoy seguro que que a muchos jóvenes les preguntaran si quieren jugar en Fiorentina o en algunos de esos clubes de Sudamérica, no estoy seguro de la respuesta. El caso De Rossi puede ser un punto de inflexión. Es probable que muchos jóvenes italianos quisieran ir a la Bombonera a jugar como profesionales.

“Si un futbolista es verdaderamente profesional, quiere ver un vídeo más, no un vídeo menos: cómo se mueve el portero, como está en los penales, los movimientos del rival. Es normal eso. Muchas veces me digo lo contrario: Son profesionales, ¿por qué no van a querer ver algo así, si lo que quieren es mejorar..?”

-Cuando Juan Foyth, defensor de Tottenham y la Selección Argentina, comentó que usaba Wyscout para analizar a los delanteros que debía enfrentar, muchos lo vieron con sorpresa. En Italia Alejandro “Papu” Gómez es un habitual usuario de la plataforma. Supongo que desde Wyscout no ven ese uso como algo extraño..
-Para nada. Los jugadores cuando son los más profesionales de todo. Cuando tuve la idea de crear Wyscout yo era un futbolista amateur. Tenía un entrenador que siempre me mostraba un video con errores y aciertos míos y de los rivales. Hoy, si un futbolista es verdaderamente profesional, quiere ver un video más, no un video menos: cómo se mueve el portero, como está en los penales, los movimientos del rival. Es normal eso. Muchas veces me digo lo contrario: “Son profesionales, ¿por qué no van a querer ver algo así lo que quieren es mejorar?..” 

Marcelo Gantman

Director de Contenidos de Analítica Sports.

Twitter