Poipes comenzó su historia en octubre de 2013 como un agregador de contenidos futbolísticos, como Fubo en Estados Unidos y cómo Fanatiz en Latinoamérica. La plataforma tenía los derechos del fútbol uruguayo para afuera de Uruguay y ya en 2014 tuvo el fútbol ecuatoriano para afuera de Ecuador. Para 2017 habían sumado las ligas de Chile, Colombia y la Copa de Brasil. Entonces, Pepe Amorin, el CEO de la compañía, entendió que debían cambiar el rumbo: “Cuando empezamos  éramos los primeros por lo menos en la región y después comenzó a aparecer mucha competencia, se hizo más popular la categoría y surgieron monstruos como DAZN que tiene miles de millones de dólares para gastar en derechos. Vimos que si bien eso era un negocio rentable para nosotros, y era un negocio que está bueno, notamos que no era el futuro para dentro de diez, quince o veinte años. Entonces dijimos de empezar a explorar algunas cosas nuevas”.

Eso nuevo fue trabajar como una plataforma para que los clubes de fútbol tengan su propia OTT. La tendencia es creciente en todo el mundo y ya comienza a tener sus primeras expresiones en Latinoamérica. Estas son algunas de las ideas comentadas por Pepe Amorin en la entrevista con ANALITICA SPORTS

“Comenzamos hace más de seis meses con Nacional de Montevideo y ahora trabajamos con Estudiantes de la Plata. Para enero esperamos anunciar las OTT de otros clubes grandes de la Argentina. Tenemos un acuerdo en Bolivia que pronto también se dará a conocer. Y en la región ya tenemos contactos con varios clubes”.

“La idea con Nacional fue clara: que los hinchas vieran todo lo que pasa con el equipo y con el club, menos los 90 minutos del partido”

“Los clubes tienen derechos y no los estaban explotando entonces vimos que podía ser una buena herramienta de comunicación donde el club también puede mostrar cosas que por ahí le interesan al público, le interesan a los hinchas pero no le interesan a las radios, no le interesan a los diarios y no le interesan a los canales de televisión y que a su vez sea sustentable porque a todos los clubes siempre le llegan ofertas o propuestas para hacer esto y siempre es el club el que tiene que invertir”.

 

 

“Tenemos casi todos los datos de consumo de la gente: la edad, el tipo de teléfono que usan, que es un indicativo de lo que estarían dispuestos a gastar. Tenemos el territorio, tenemos una de las que a mí más me interesa que es el engagement. Nacional tiene un 60 por ciento de engagement diario, un 60 por ciento de suscriptores pagos miran un video por día al menos que me parece una cantidad impresionante ese número. Miramos mucho también cómo tenemos usuarios nuevos y eso es empujado por el club y mucho por recomendaciones”.

“Los tres grandes costos que tiene son el streaming, el procesamiento de pagos y la producción. Nuestro esquema de negocios es siempre el mismo: ofrecemos las tres patas del desarrollo. El 60 por ciento de los ingresos son para el club”.

“Nosotros les decimos a los clubes que con una primera fase de Copa Libertadores seguramente ganen más dinero que con su OTT. Pero con la OTT sabrán todo acerca de sus fanáticos. Esos datos se transforman luego en valor si son correctamente utilizados”.

“El streaming hoy es un commodity. Cualquiera puede hacerlo. Nosotros nos destacamos por una buena atención al cliente y por un buen análisis de datos del consumo de los hinchas”.

 

 

“Todos los datos de las plataformas de Nacional (Uruguay) y Estudiantes de la Plata (Argentina) son del club. Los datos siempre son del club”.

“Lo que cambia entre una OTT y un cable es la flexibilidad, pero sobre todo cambia para el usuario que lo ve cuándo quiere y cómo quiere”.

“El que empuja la OTT es el club porque siempre es muy barato pero es pago entonces hay que saltar la barrera para que pague la gente. Nadie compra algo tan fácilmente si no es porque el club lo empuja y además porque están colaborando con el club y estos son ingresos genuinos que tiene el club por un activo que antes no estaba explotado. Entonces, tanto en Nacional como en Estudiantes, el club es el que se encarga. Son ellos a través de las redes sociales, a través de su Instagram, a través de su base de socios que le mandan mails, los que se ocupan de empujar el producto”.

“Los clubes tienen varios activos dormidos que podrían despertar a partir de una OTT. Los jugadores, los hinchas, los estadios, los deportes considerados menores: es impresionante la cantidad de gente que los mira. Un caso especial son los eSports que se juegan a las 23 horas : son partidos de FIFA 20 de Playstation y lo miran entre 600 y 1200 personas en vivo. El fútbol femenino, las divisiones inferiores en Argentin, el básquet, el vóley. Todo eso se mira mucho”.

“Las mejores historias las tienen los utileros, las cocineras,  los cancheros porque están ahí las 24 horas y te dicen, te cuentan, ‘este andaba bien en las prácticas’. Todo eso hoy los clubes no lo están explotando. No importa el tamaño que tenga el club, esas historias las tienen todos. Siempre tienen un funcionario que te querés juntar a tomar algo porque te puede hablar y tiene diez mil cuentos, esos diez mil cuentos son mil contenidos para producir”.

“Para tener una OTT, un club precisa tener una historia para contar. Aunque tenga los recursos, si eso no está, la OTT no tiene sentido”

Marcelo Gantman

Director de Contenidos de Analítica Sports.

Twitter