(Por Nicolás García Aramouni – Analista Invitado*)  La experiencia que brindan los videojuegos, se sabe, es cada vez más realista. Hace algunos años, además, podemos compartir nuestra vivencia con otros, ya sea mediante el juego online o los eSports. Ahora bien: existe también otra pata no tan analizada que incluye eventos en donde los elementos de la vida real se meten en los videojuegos de forma exclusiva para hacernos vivir algo único. Dicho así, no parece ser algo muy concreto o especial, pero repasemos tres videojuegos donde los elementos reales se sumergen de manera excepcional en el mundo digital.

El caso menos conocido: el NHL

El hockey sobre hielo no es uno de los deportes más populares de Latinoamérica. Pero sí lo es en Estados Unidos y Canadá: allí, la NHL es la liga más importante de esta disciplina. Así como ocurre en el fútbol, EA Sports desarrolló el videojuego más famoso. El NHL posee equipos de su propia liga, pero también planteles históricos, nacionales y cuadros pertenecientes a otras competiciones (como la sueca, finlandesa, etc.). Para dar un poco de contexto, la NHL es una liga con más de 100 años de historia. Durante veinticinco años, sólo seis equipos conformaron esta liga. Los conocidos como “Original Six” –los conjuntos “clásicos” de la competición- eran: Boston Bruins, Chicago Blackhawks, Detroit Red Wings, Montreal Canadiens, New York Rangers y los Toronto Maple Leafs.

EA Sports anunció un acuerdo con Adidas  para crear las camisetas “Digital Six”: para estos seis equipos se crearon camisetas especiales, exclusivas del videojuego, que no serán utilizadas por sus pares de carne y hueso

Para el NHL 19 pasó algo sumamente interesante: EA Sports anunció un acuerdo con Adidas (quien realiza toda la indumentaria oficial de la liga) para crear las camisetas “Digital Six”: para estos seis equipos se crearon camisetas especiales, exclusivas del videojuego, que no serán utilizadas por sus pares de carne y hueso. Esto ayuda al atractivo de un juego que se renueva año a año, con un núcleo de consumidores cada vez más exigentes que piden más y más a la hora de jugar. En este caso, Adidas trabajó para ofrecer modelos que no darán rédito económico, pero que potenciarán la experiencia para quien agarra un joystic e intenta meter el puck virtual en el arco.

 

Cuando el jugador favorito puede no existir: Alex Hunter y el FIFA

El FIFA será, probablemente, el juego más popular entre los lectores de este artículo. Incluso más de uno habrá visto la final mundial del videojuego televisada por ESPN para Latinoamérica. Pero, así como le dedicamos una gran parte de nuestro tiempo a esos partidos que a veces pueden parecer cuestión de vida o muerte, tanto EA Sports como otras empresas realizan grandes esfuerzos para que los usuarios vivamos experiencias únicas e inimitables por los usuarios.

Alex Hunter: el futbolista virtual que tiene su “store” en el sitio del Real Madrid

Así como en el caso del NHL, para las ediciones del FIFA 18 y FIFA 19, la empresa desarrolladora y Adidas lanzaron camisetas exclusivas digitales para cuatro de los equipos más importantes del mundo: Real Madrid, Juventus, Manchester United y Bayern Munich. Es más: cuando se presentaron, las publicidades se hicieron con los jugadores “digitales”, sin recurrir a reales. Además, enfatizando su uso para el modo de Ultimate Team, se incentiva a que estos modelos exclusivos se usen en el juego online para compartir la experiencia con otros usuarios en internet.

 

Pero quizás lo más interesante es el caso de un jugador ficticio que captó la atención en más de una ocasión. En el FIFA 17, EA Sports lanzó un nuevo modo de juego, que contaba la historia de Alex Hunter, un futbolista ficticio inglés que arrancaba desde abajo y alcanzaba a integrar la selección de su país. Quienes agarraban el joystick e intentaban vivir su vida tenían una experiencia global, tanto con elementos dentro y fuera de la cancha. Lo interesante es que la vida de Alex Hunter continuó en las entregas siguientes del juego con elementos cada vez más fascinantes. En el FIFA 19, tras temporadas exitosas en la Premier League, el Real Madrid irrumpió como el nuevo club de Hunter. Su popularidad en el Madrid traspasó la pantalla: ¿quién hubiera pensado que el sitio oficial del equipo vendería la camiseta con su nombre y apellido? El Real Madrid, podríamos afirmar, vende la remera de un futbolista que no existe. Y aunque no requiera de esas ventas para solventar sus cuentas, le ofrece algo único e innovador a sus fanáticos alrededor del mundo.

Equipaciones digitales de clubes reales

 

Para cerrar este apartado, quería comentar una anécdota personal: hace algunos años era profesor de computación en un colegio primario, y en una de las clases los chicos debían jugar un juego entre ellos de forma online y para ello debían registrarse con un seudónimo. Varios alumnos se pelearon por el nombre “Alex Hunter”. Decían que era su futbolista favorito.

Cuando la experiencia es global: el NBA 2K

Los fanáticos del básquet saben bien que el juego más exitoso es el NBA 2K. Su empresa desarrolladora se jacta de crear el mejor videojuego de deportes del mundo. El producto es un ícono de la marca: tanto, que al día de lanzamiento anual se lo llama el #2KDay, y tiene repercusión en las redes sociales, medios de comunicación especializados y en jugadores de todo el mundo.

El estudio se dedica a realizar experiencias cada vez más completas, y además de usar al “jugador de la tapa” para las promociones, arma su propio plantel de 2KTEAM para las publicidades y comunicaciones. Además, tienen su propia liga de eSports en la que compiten equipos de gamers patrocinados por las franquicias de la NBA. También poseen su propio programa online llamado 2KTV, en los que aparecen basquetbolistas profesionales, desarrolladores y gamers contando su relación con el básquetbol y con el juego. El equipo de 2K suele estar activo en las redes sociales, comunicándose con la red de usuarios que cada vez es más grande.

Está en nosotros elegir qué tanto viviremos el deporte en el mundo real y qué tanto en el mundo digital.

Creo que lo más interesante es su modo Historia, que relata la vida en el básquetbol del jugador que nosotros creamos. Quizás la primera sorpresa se dio en el año 2016, pero no por algo específicamente técnico (el jugador creado pasaba por secundaria y universidad para luego ser drafteado en la NBA), sino porque la historia fue guionada junto al director y fanático de los New York Knicks, Spike Lee, quien dirigió la obra nominada a Mejor Película para los Oscars 2019, BlacKKKlansman.

En las últimas ediciones, la experiencia del jugador es global, permitiendo controlar todos los aspectos de la vida del basquetbolista. La carrera no es sólo jugar al básquet, sino también entrenar, conseguir sponsors, hacer amigos. ¿Y qué es lo interesante de esto? Que tendremos encuentros con marcas y personas reales. Nuestro jugador peleará por tener su contrato de zapatillas con Nike, buscará aparecer en las botellas de Gatorade o Mountain Dew, en las cajas de cereal de Reeses Puffs, irá a pescar con Paul George, irá a rapear con Damian Lillard o hasta intercambiará mensajes de texto con Lavar Ball.

Sentiremos la vida completa de nuestro jugador y podremos controlar cada aspecto de la vida, cada interacción pública, cada pequeña relación con los miembros de nuestro entorno.

De esta forma, podemos ver que cada vez la línea que separa experiencias reales y virtuales es cada vez más borrosa. Las marcas de consumo masivo se preocupan cada vez más por pertenecer a las experiencias de los videojuegos, así también como famosos (pensar que el recital de Marshmello en Fortnite fue más masivo que el mítico festival de Woodstock).

Está en nosotros elegir qué tanto viviremos el deporte en el mundo real y qué tanto en el mundo digital.

*Lic. en Economía Empresarial y haciendo el Master in Management+Analytics (UTDT). Me gustan los números y el pop-punk.