¿Cómo sería un club de fútbol de primera división si se fundara hoy mismo? ¿Cómo sería un estadio de fútbol de estos tiempos si se construyera hoy mismo? La primera pregunta es de difícil respuesta: los caminos dependen de la cultura, la tradición, la economía y el modo de vivir el fútbol en una sociedad. La segunda pregunta tiene una respuesta directa: como el nuevo estadio de Estudiantes de la Plata.

Juan Sebastián Verón: el presidente en el día de la inauguración del estadio (ph: Club Estudiantes de la Plata)

El sábado 9 de noviembre de 2019, en su lugar de siempre (Calles 1 y 57, La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina), Estudiantes de la Plata inauguró el renovado Jorge Luis Hirschi, su campo de juego que había sido demolido en 2007 para su reconstrucción. Estudiantes de la Plata creó un nuevo escenario que sintoniza con estos tiempos: realista, práctico, de capacidad lógica de acuerdo a su convocatoria, sustentable desde el punto de vista del uso de energía y con las pautas tecnológicas desde el corazón del proyecto. Dicho directamente: en la cancha de Estudiantes el fanático podrá conectarse a Internet, una demanda natural del hincha de estos tiempos que los estadios argentinos no suelen satisfacer. Es raro leerlo, escribirlo y decirlo, pero es así.

El nuevo estadio tiene capacidad para 30.018 espectadores, lo que lo habilita a jugar todas las instancias de las competencias de CONMEBOL. Si se describe su concepto, enseguida aparece la idea de “estadio al estilo europeo”, eufemismo que esconde lo que no se dice: es un estadio hecho cómo deberían ser los estadios en estos tiempos. Su diseño contempla palcos, bares temáticos con terraza con vista al campo de juego, cajeros automáticos, playa de estacionamiento para 9 mil automóviles, salas de trabajo, oficina para la instalación de VAR y espacios para entrenamiento de los equipos visitantes que no quieran hacerlo en el propio campo de juego antes de un partido.

Video sobre la instalación de la pantalla del estadio

 

 

Cuenta en una de las cabeceras con una pantalla LED de 12 x 6 metros con una característica destacada: la nueva cancha de Estudiantes es el primer estadio del mundo con certificación EDGE, distinción de construcción sustentable a nivel internacional otorgada por la Corporación Financiera Internacional (IFC) del Banco Mundial. Para obtenerla, el proyecto superó los porcentajes de 20% de reducción de consumo energético, en el que destaca el uso de Iluminación LED tanto para luminarias interiores y exteriores, 20% de reducción del consumo del agua y 20% de reducción de la energía incorporada por los materiales. La pantalla también servirá para el uso del video en vivo como estrategia de interacción con los fanáticos.

Si se describe el concepto del nuevo estadio de Estudiantes, enseguida aparece la idea de “estadio al estilo europeo”, eufemismo que esconde lo que no se dice: es un estadio hecho cómo deberían ser los estadios en estos tiempos.

Todo el estadio cuenta con servicio de TV provisto por FLOW y soluciones de conectividad de 4G provistas por Telecom, partner tecnológico del club. Este acuerdo garantiza WiFi para todos los espectadores en el estadio y en el Paseo de los Profesores, sitio aledaño al campo de juego donde se ofrece gastronomia y stands comerciales. Sobre las soluciones de conectividad móviles funciona el sistema de videovigilancia de cámaras en el estadio  y alrededores. Todo el desarrollo contará con cartelería digital. Con el tiempo se apreciarán todas las prestaciones, pero Estudiantes aparece como el tutor del primer estadio ciento por ciento digital de la Argentina.

 

 

Tras 14 años de su último partido jugado en su propio estadio y con las dificultades que ofrece la Argentina como país por una economía imposible de adivinar, Estudiantes muestra con orgullo su emprendimiento que atravesó cuatro presidencias del club hasta la inauguración lograda por Juan Sebastián Verón. La vuelta a su casa se enlaza con el lanzamiento previo de su plataforma OTT, Estudiantes Play, siendo el primer club en la Argentina en contar con su propia estructura de streaming que llega directo a los fanáticos. Todo esto explica el andar de ese león de fuego por encima de las plateas, en forma de holograma, la noche de su inauguración: fue la imagen del orgullo, exhibido para que el planeta entero pudiera apreciarlo. Bien hecho.

Marcelo Gantman

Director de Contenidos de Analítica Sports.

Twitter