En los últimos días, en las redes sociales aparecieron posteos que destacaban la caída del rating televisivo de la última final de la Champions League. La preocupación despertaba una lectura rápida y errónea: la gente mira menos fútbol, este tipo de eventos ya no genera la atracción que solía generar. En España, por ejemplo, acusaron la pérdida de casi 8 millones de espectadores a la mudanza de la transmisión del encuentro de la televisión abierta a los canales pagos. Pero mientras las señales de televisión pierden audiencia hay nuevas plataformas que continúan ganándola: en la temporada 2018/2019 del torneo más importante del fútbol europeo, Facebook Watch reunió a 24 millones de espectadores. La cifra despierta otra lectura rápida: el interés sigue vivo, solamente cambian los modos de verlo.

Facebook tiene los derechos para emitir la Champions League hasta 2021 en América Latina. Salen en Watch, a través de la página de Facebook de la Liga de Campeones de la UEFA. La explosión de Watch es evidente: a lo largo del torneo, más de 24 millones de personas en el continente vieron al menos un minuto de los partidos y generaron más de 48 interacciones. Y el público tiene un clarísimo perfil etario: el 67% de estos espectadores tienen menos de 35 años. Para un gran porcentaje de ellos, la televisión es algo del pasado. Pero el fútbol no.

El partido con más visualizaciones fue la final entre Liverpool y Tottenham, que retuvo a más de 5 millones de personas (casi cuatro veces más de los espectadores que tuvo el partido en España, donde se ve por televisión paga) y generó más de 4 millones de interacciones.

Watch no solamente crece impulsado por el fútbol. Hoy en día, según datos provistos por Facebook, 720 millones de personas por mes y 140 millones de personas al día pasan al menos un minuto en la herramienta, y los visitantes diarios superan más de 26 minutos en promedio. Facebook ya genera contenido propio para la herramienta y planea nuevas formas de expandirse en nuevos mercados.