En términos de venta de producto, La Liga es, sin dudas, un caso de éxito. El torneo donde brilla Lionel Messi y el Real Madrid luce a sus figuras cada fin de semana, alcanza las pantallas de prácticamente todos los países del mundo. Javier Tebas, presidente de La Liga, lo explicó detalladamente en el Sports Summit de México: “Nosotros vendemos fuera de España el fútbol de La Liga en 77 territorios. Son 77 contratos diferentes de televisión con 77 territorios. Algunos de ellos los sublicencian y es así como llegamos a casi todos los países del mundo”.

Cuando Tebas dice “casi todos los países” es así: La Liga de España llega a los televisores de “casi todos los países”. En algunos casos, como en Sudamérica, hay un canal que repite su transmisión en varias naciones: ESPN y DirecTV copan la región, con la excepción de Brasil, donde ESPN produce relatos en portugués, y Paraguay y Bolivia, donde también irrumpe Tigo Sports, la señal deportiva del cableoperador Tigo Star.

Sin embargo, hay siete países donde La Liga no tiene aire. Donde los goles de Messi son hallazgos en YouTube y donde no hay bares ni cines ni hogares repletos de amigos aguardando por un nuevo espectáculo del equipo de Santiago Solari. En Groenlandia, Papúa Nueva Guinea, Corea del Norte, Mongolia, Sahara Occidental, Taiwan y las islas noruegas de Svalbard and Jan Mayen hay anemia del campeonato español, según el mapa interactivo que publica La Liga en su sitio oficial.

El mapa, a su vez, arroja un detalle: para la Liga, las Islas Malvinas se llaman así, y allí los partidos son transmitidos por ESPN y DirecTV, al igual que en el resto de Argentina. Los habitantes de las Islas Malvinas (como los de Salta, Argentina, o los de Cartagena, Colombia), también se deshacen con los relatos de Miguel Simón.

 

Redacción Analítica Sports

Twitter LinkedIn