Una encuesta a 2000 fanáticos deportivos devela que uno de cada cuatro de ellos quieren ver más inteligencia artificial aplicada a los partidos para que los árbitros puedan tomar mejores decisiones. Mientras en el fútbol el desembarco del VAR sigue recibiendo críticas debido a cómo afecta el ritmo del juego, las audiencias creen que los árbitros son muy lentos en tomar decisiones lo que obstaculiza los eventos deportivo, afirma el estudio.

La inteligencia artificial ayudó a un equipo de la séptima división del fútbol inglés

Pero la tecnología excede a las decisiones arbitrales. El 20% de consultados también aseguran que desean ver más inversiones en tecnología aplicadas al análisis del rendimiento deportivo de jugadores, equipos y atletas. Además, advierten que les gustaría ver más dinero invertido en desarrollar tecnología que ayude a los entrenadores a scoutear jugadores y predecir qué estrategias van implementar los rivales.

“Este verano será espectacular deportivamente. Con la ayuda de la tecnología vamos a alcanzar a más fanáticos que nunca”, dijo Sam Seddon, ejecutivo de clientes en IBM RFU y Wimbledon, quien pidió la investigación. “Pero como muestra el estudio, la tecnología no es solo para los espectadores. Los jugadores y entrenadores pueden ver los beneficios en los partidos y en los entrenamientos, lo que en última instancia provee una mejor experiencia para los fanáticos”, agregó.

El 20% de consultados asegura que desea ver más inversiones en tecnología aplicadas al análisis del rendimiento deportivo de jugadores, equipos y atletas.

Seddon, a su vez, indicó: “Las nuevas tecnologías digitales son claramente una excelente manera de relacionarse con los fanáticos del deporte este verano y más allá. Para este 2019, Wimbledon está elevando el nivel al incluir videos destacados automatizados impulsados ​​por inteligencia artificial con un análisis de sonido de última generación y la creación de una aplicación para los amantes del tenis en países con un ancho de banda más bajo para que no se los pierdan”.

La mayoría de los encuestados también indicaron que debería haber una mayor inversión en tecnología en niveles más bajos. Un caso de éxito es el Leatherhead Football Club, que juega en la séptima división del fútbol inglés. El equipo invirtió más plata en tecnología en la última temporada: “Mientras que la inteligencia artificial no es normal en un arma secreta en el vestuario, el Leatherhead FC empezó a usarla para los análisis pre y post partido, como también para scouteo tanto de entrenadores como de equipos rivales. A lo largo de la temporada, la tecnología ayudó a que mejoren su juego”, señaló Joe Pavitt, de IBM.

Con la Inteligencia Artificial, el equipo ascendió 12 puestos en la temporada y terminó en la octava posición, un puesto al que no aspiraban al principio del campeonato.

La tecnología no es garantía de éxito, pero sí achica el margen de error: de árbitros, de deportistas y hasta de la experiencia del fanático.

Redacción Analítica Sports

Twitter LinkedIn