De las ligas profesionales de todo el mundo, la NBA fue la que más rápido reaccionó al coronavirus: apenas confirmó el caso en un jugador, inmediatamente suspendió todas las actividades, incluyendo las que ya tenían al público en sus asientos y estaban a punto de comenzar. La medida sorprendió en un principio, pero enseguida tuvo sentido en toda la industria y fue imitada por otras competiciones de primer nivel ¿Por qué accionaron tan rápido?

Pensar en redes: Vínculos por sobre atributos y cantidades

La respuesta es fácil: la red de franquicias de la NBA está muy conectada, e incluso partiendo desde un solo nodo, armando una ego-red a partir de Utah Jazz, bastaban cinco días del calendario estipulado para que el contagio abarcara la totalidad de la liga.

 

Hay sutilezas en la conformación de la cadena que arranca con un partido que efectivamente se disputó (Jazz vs. Toronto). La primera es que la cadena no muestra los partidos sucesivos sino los de las franquicias que no aparecen previamente. La segunda es que Rudy Gobert de los Jazz quizá no haya sido el paciente cero, ni su compañero Emmanuel Mudiay que también dio positivo al test de coronavirus, pero incluso si se hubiera detectado en otra franquicia la lógica sería similar.

Tanto los sistemas sociales como los biológicos son redes. No puedes entender la sociedad sin saber quién habla con quién, quién influye a quien, quien manda sobre quién y no puedes entender una célula si no sabes qué genes está conectadosLa frase de hace unos años de László Barabási, físico y especialista en análisis de redes, se resignifica en tiempos de coronavirus donde atacar las interacciones puede ser la clave para evitar males mayores.

Lo que hizo la dirigencia de la NBA fue pensar en vínculos más rápido que otras ligas y actuar en consecuencia, la misma lógica con la que están analizando el problema a nivel macro a Alessandro Vespignani y el equipo del Network Science Institute de la Northeastern University, desarrollos importantes para la lentificaciòn del contagio y aliados claves de la Organización Mundial de la Salud en este momento.

 

Redacción Analítica Sports

Twitter LinkedIn