Hay una idea alrededor de todo el entusiasmo que rodea a los eSports: quienes los impulsan, los referentes de los deportes virtuales, creen que las audiencias que miran a otras personas jugar videojuegos están dejando de prestarle atención a los deportes tradicionales. Pero un estudio demuestra que no es así: incluso entre los gamers, según un informe producido por Limelight Networks y publicado por The Marketer, ven más tiempo deportes tradicionales en vivo por televisión de lo que le dedican a los eSports.

Según el informe, los norteamericanos habitués de los videojuegos pasan 4,14 horas por semana mirando deportes tradicionales por televisión. Si se suma esa cantidad de tiempo al que siguen las mismas disciplinas por streaming, el número llega a 6,51 horas. En cambio, los eSports todavía corren detrás: entre gamers que miran a otros jugadores jugar en Twitch y YouTube y quienes se sientan a mirar campeonatos profesionales de, por ejemplo, League Of Legends, llegan a 4 horas.

El escenario recién se revierte cuando se comparan esas 4 horas con quienes únicamente ven transmisiones online de deportes tradicionales, que suman 2,33 horas. Ahí la explicación parece sencilla: la oferta de eSports en internet supera ampliamente a la de los deportes tradicionales, que todavía reserva sus eventos más importantes para la televisión en vivo.

Entonces, entre los consultados, todos norteamericanos mayores de 18 años que juegan videojuegos al menos una vez por semana, miran más tiempo deportes tradicionales por televisión de lo que miran eSports. De este modo, parece romperse una idea obvia: los que miran eSports no solamente miran eSports.

Redacción Analítica Sports

Twitter LinkedIn