Detrás de las emociones, el resultado de un partido. Detrás del esfuerzo, las estrategias. Detrás de la expresión física, la capacidad mental para no ser vulnerable. La final ganada por Rafael Nadal contra Daiil Medvedev en el US Open (7-5, 6-3, 5-7, 4-6, 6-4 en 4 horas 50 minutos) tiene datos para analizar el juego y elementos que escapan a cualquier cuantificación. Las dos razones combinadas permiten una aproximación al entendimiento de por qué Nadal se quedó con el título y ahora suma 84 campeonatos ganados con 19 Grand Slams. A uno de alcanzar a Roger Federer, cerca y lejos a la vez.

 

 

 

En su columna semanal titulada Brain Game, el analista de la ATP Craig O’Shannessy, descubre como patrón distintivo el juego de saque y volea para explicar las razones del éxito de Nadal. El dato es contundente: Nadal ganó 17 de 20 secuencias de saque y volea en la final, cuando solamente había hecho esa jugada en cinco ocasiones en todo el torneo. Aquí vemos la descripción de los puntos ganados por Nadal en la final:

Rafael Nadal- Puntos ganados en la final del US Open

· Desde línea de base =  47.0% (96/204)
· En la red = 77.2% (51/66)
· Con el esquema saque-volea = 85% (17/20)

La cantidad, como se puede apreciar, es mejor que otras vías de conquista de puntos, aunque el porcentaje es elevado (85 por ciento). La estadística hay que tomarla como aquello que Nadal hizo para poder sorprender y evitar ser sometido por Medvedev a la gran presión del juego de fondo de cancha. También fue un complemento útil para el español: Nadal suele estar por encima del 50 por ciento de puntos ganados desde la base y cómo se puede apreciar en ese 47 por ciento del partido decisivo, Rafa precisaba de algo más para imponerse.

Medvedev, que levantó un 0-2 en sets y luego tuvo otra remontada cuando estuvo 5-2 abajo en el quinto set, también estuvo por encima de la media en cuanto a su juego de saque y volea con respecto a lo que hizo en el resto del torneo. Esta es la contabilidad de sus puntos en la final contra Nadal.

 

Daniil Medvedev – Puntos ganados en la final del US Open

· Desde línea de base = 39% (75/194)
· En la red = 68% (50/74)
· Con el esquema saque-volea = 76% (22/29)

La necesidad de Rafael Nadal de profundizar su estrategia de ataque también se dio en el partido en el que los intercambios de tiros estuvieron en promedio más alto en todo el torneo. Esto sucedió en una final en la que Rafa fue advertido varias veces por el consumo de tiempo reglamentario para hacer sus servicios (tuvo que hace directamente segundos saques como sanción) y con una idea de Medvedev de acelerar el ritmo del partido y darle menos segundos de pausa a Nadal cuando le tocaba recibir el saque.  Los intercambios tuvieron estos números:

Rafael Nadal-  Extensión promedio del peloteo por punto

· R1 contra J. Millman = 5.1 disparos
· R2 contra T. Kokkinakis W/O
· R3 contra H. Chung = 4.6 disparos
· R4 contra M. Cilic = 3.7 disparos
· CF contra D. Schwartzman = 5.3 disparos
· Semi contra M. Berrettini = 4.1 disparos
· Final contra D. Medvedev = 5.5 disparos

Los dato sirven para explicar estrategias y cuánto éxito tuvieron. Lo que no se ve es la capacidad competitiva de Rafael Nadal para no dejarse avasallar cuando cambia el viento. O mejor dicho: eso puede advertirse, pero no se puede ejemplificar con datos y gráficos. Nadal tiene una fortaleza mental evidente, única. ¿Eso qué significa? Con una decisión que viene de fábrica y que no es negociable: si en una escala de 1 a 10, el juego está por los 4 puntos, la confianza no tiene porqué estarlo.

Nadal es único porque sabe disociar esas cuestiones: la mayoría de los tenistas cuando están jugando mal, pierden la confianza. Nadal puede ver cómo sus rivales se recuperan e incluso juegan mejor que él en algunos pasajes del partido, tal como sucedió con las remontadas de Schwartzman, Berrettini y Medvedev. El ruso lo puso en aprietos más que serios. Dominaron el juego, pero no lograron meterse en la cabeza de Nadal. Eso es mentalidad: que las acciones del juego y los deseos de ganar no caminen juntos en ciertos momentos de los partidos, pero que puedan encontrarse cuando eso sea imprescindible.

Eso es Rafa Nadal. Tiene 19 Grand Slam. Roger Federer tiene 20. Final abierto.

Marcelo Gantman

Director de Contenidos de Analítica Sports.

Twitter