Los Mundiales de fútbol y los Juegos Olímpicos son acontecimientos rupturistas. En ocasiones incorporan comportamientos, modifican formas de hacer las cosas y son las plataformas de la utilización de nuevas tecnologías. Rusia 2018 tuvo novedades relacionadas con el fútbol como juego. En otros aspectos no hubo salto de calidad. Este es un repaso detallado.

1- El VAR fue la gran novedad del torneo. Fue una herramienta útil para los árbitros y fue explicada con claridad para los espectadores. Su nivel de acierto fue superior al 95 por ciento en más de 400 incidentes revisados. Además tuvo un efecto disuasorio: no hubo jugadas violentas a partir de la observación permanente que tienen los futbolistas y las sanciones graves que podrían recibir. Un dato muy importante: ya no existen los goles mal cobrados por estar en posición adelantada. El VAR terminó con eso.

2-La FIFA como proveedor de contenidos. Rusia 2018 fue el Mundial del acercamiento con los fanáticos en redes sociales. Hubo un cuidado en la estética al presentar las fotos y los videos de los futbolistas. El trabajo hecho con Getty Sports apuntó a imágenes que muestren a los jugadores en posturas no futbolísticas y más parecidas a celebridades del espectáculo.

3-Un nuevo imperio digital. La aplicación del Mundial fue la más bajada en 128 países. Hubo un incremento en las visitas al sitio FIFA.com (130 millones de usuarios) justo cuando el tráfico de las webs está en baja. En redes sociales sumaron 250 mil seguidores que no existían antes del inicio del campeonato. Seleccionados como Brasil y Francia fueron los que mejor trabajaron la comunicación directa con los fans en redes sociales.

4-El Mundial del Fan ID. La identificación de los fanáticos fue controlada por el Ministerio de Comunicaciones de Rusia. Esa información cruzada con datos biométricos tomados por más de 500 mil cámaras instaladas en lugares públicos, fue clave para identificar a los aficionados que cometieron disturbios. La FIFA no intervino en la decisión de implementar el Fan ID, pero analizará la experiencia antes de decidir si la sugiere o no para Qatar 2022.

“México-Suecia tuvo el record de 6.9 millones de streams en Estados Unidos..”

5-El streaming es el nuevo paso.La televisión tradicional sigue en el centro de la escena. Pero las transmisiones online son el paso obligado para conectar con los fanáticos en estos tiempos móviles. La experiencia de Telemundo/NBC en Estados Unidos fue notable al batir todos los records de streamings hechos en idioma español: el partido México-Suecia (cierre de fase de grupos) tuvo 6.9 millones de streams.

6-Un Mundial sin 5G. La nueva tecnología de transferencia de datos para teléfonos móviles fue utilizada en febrero pasado los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang 2018. En Rusia no fue implementada. Se estima que en Latinoamérica será una tecnología totalmente expandida para  2021. Hubo experimentos puertas adentro con las transmisiones de TV en 8K y con formatos verticales para contenidos 360 pensados para Qatar 2022.

7-El Mundial de los Proyectos. El camino de selecciones como Bélgica e Inglaterra demostró que los proyectos a largo plazo dan resultados. Bélgica revolucionó su sistema de enseñanza de fútbol en 2000. Inglaterra reinventó el futbol de sus selecciones en 2012. El progreso de Japón es otra muestra de la evolución del juego sin que los factores culturales y tradicionales sean decisivos.

8-El Mundial Selfie. Toda la experiencia giró en torno al espectador. En los estadios se ofreció acceso a internet gratuito para que los fans postearan en redes sociales y participará en la conversación propuesta por FIFA. Se pasó de una etapa de contenidos restringidos, con prohibiciones incluso de tomar fotografías, a un modelo más abierto y participativo.

9-El Mundial del hilo. El formato propuesto por Twitter fue un éxito para realizar grandes narraciones sobre el juego, estadísticas, información de los seleccionados. En definitiva, contar historias condensadas para potentes.

10-El Mundial de los Datos. Las informaciones estadísticas ofrecidas en redes sociales fue trascendental para entender cómo juegan los equipos y para analizar el fútbol con profundidad.