La final internacional 2018 Red Bull Batalla de Gallos ya atravesó los 8 millones de reproducciones en YouTube. La transmisión en vivo, que duró 4 horas, superó las 600 mil personas conectadas al mismo tiempo para ver las competencias. El escenario fue el Club Hípico de Buenos Aires, un coqueto lugar en el que los jinetes entrenan sus habilidades, re acondicionado para una riña en la que se combinan rapidez mental, ritmo, destreza verbal, impacto en las multitudes, golpes de nocaut dibujados con palabras, el veredicto de un jurado y la cruel realidad de la lógica vencedor y vencido. Entran dos al rectángulo: uno seguirá y el otro se volverá a su casa. Se parece mucho, demasiado, a una competencia deportiva. ¿Lo es?  Y si no lo es, ¿importa que no lo sea?

Camisetas de fútbol, pelota de básquet, cuadro eliminatorio y combate

El hecho deportivo se define por lo que se considera deporte. Podríamos recurrir al diccionario, a la definición enciclopédica y comprobarlo. No es pereza, es certeza: la explicación dirá que La Batalla de Gallos no es considerada deporte. En cierto modo ya lo sabíamos. ¿Es deporte la estructura mediática que sostiene a los Campeonatos Mundiales de Fútbol? ¿Es parte del deporte el griterío de señores de traje sobre lo que a ellos se les ocurra que sucedió en un partido de fútbol? Tampoco lo es, pero lo consideramos parte del fenómeno. Rodea a la acción, pero no es acción. Nadie se detiene demasiado, a estas alturas, a considerarlo.

“Entran dos al rectángulo: uno seguirá y el otro se volverá a su casa. Se parece mucho, demasiado, a una competencia deportiva. ¿Lo es?  Y si no lo es, ¿importa que no lo sea..?”

El espectro deportivo se expande cada vez más. ANALITICA SPORTS repasa algunas ideas que permiten elaborar conceptos sobre lo que tienen en común las batallas de gallos y los eventos deportivos. Es un comienzo. Buscar coincidencias. El freestyler campeón de la batalla internacional 2018 fue un argentino que llamado Valentín Oliva. Nadie lo conoce por ese nombre. Le dicen Wos. Como nadie recuerda los nombres de Kaká, Zico o Cafú…

Podríamos seguir buscando coincidencias. Sería aburrido. Mucho mejor es tratar de entender un fenómeno que, el día de mañana, podría llevar a los clubes de fútbol a tener representantes propios en estas competiciones. La historia de los eSports enseña que ese camino es más que probable.

1. Las batallas tienen sus propios potreros

¿Por qué despiertan tanto interés eventos como la Red Bull Batalla de los Gallos? Detrás de la final mundial del rap competición hay un circuito muy completo: las plazas históricamente han sido formadoras de freestylers, al igual que los potreros o los playgrounds, las reglas son especiales, aquí mayormente las batallas son con beatbox (es decir, sin DJ ni micrófonos, donde se rapea sobre la base que genera el beatboxer a través de sus cuerdas vocales), tiempos algo mas reducidos (40 segundos en lugar de un minuto) y eliminatorias iniciales en batallas con múltiples participantes.

El logo de "El Quinto Escalón" una referencia generacionalEventos nacidos en plazas como “El Quinto Escalón” (Parque Rivadavía, Argentina), o la actual DEM (Dame El Micrófono) del Parque Bustamante en Chile, crecieron tanto que debieron actualizar y profesionalizar su estructura. Particularmente el fenómeno que representó en Buenos Aires el Kingto en afluencia de público (llegó a tener varios miles de personas fin de semana de por medio) y fundamentalmente en su capacidad de viralización, branding y desarrollo del fan-engament (un grupo de pibes en una plaza en Caballito midiéndose de igual a igual en audiencia a la competencia tradicional de Red Bull), constituyen un autentico ejemplo de estudio de como hacer crecer un torneo digno de las mejores escuelas de marketing deportivo.

2. Ligas, torneos y eliminatorias: Las batallas se estructuran como eventos deportivos

El paso al escenario constituye el segundo nivel de desarrollo, las competencias mas grandes (Supremacía MC, BDM, Camet) tiene una estructura similar a la de Red Bull, incluyendo clasificatorias regionales, que otorgan el derecho a participar de una final nacional, y a su vez el/los ganadores pasan al evento global (Latinoamerica + España). Como en el tenis, el formato 1 vs. 1 es el más habitual pero no el único, competencias de dos raperos por bando e incluso la God Level tiene una versión tipo Copa Davis donde cada país aporta un equipo de tres jugadores, dando lugar a cruces memorables como el de mexicanos y chilenos en la final del 2017.

 

 

Desde hace un par de años largos, la start-up española Urban Roosters desarrollo dos ideas de gran potencial inicial y éxito posterior,  una plataforma que permite batallar por Internet a usuarios de todo el mundo y una liga profesional de freestyle (FMS) que enfrenta a los competidores mejores rankeados del país semana a semana en un torneo de todos contra todos con ascensos y campeones similares a una liga de fútbol, el formato incluye una puntuación menos subjetiva que la tradicional y una extensión por batalla entre los 20 y los 30 minutos, con diferentes modos para evitar que el espectador pierda su interés y encontrarle una vuelta de tuerca a la disciplina.

En España los competidores de la FMS recorren el país hace dos años con gran éxito, mientras que la versión argentina cierra a fin de diciembre su primer temporada con entradas agotadas un mes antes de la función en el Teatro Opera y superando los 130 mil espectadores vía streaming en las ultimas dos fechas.

3. La mira del Comité Olímpico Internacional: Después del breaking los JJOO ensayan con batallas de exhibición

El formato FMS, pero algo abreviado, se presentó en los últimos a modo de exhibición en los  Juegos Olímpicos de la Juventud realizados este año en Buenos Aires, donde ya se incluyó como competencia oficial otro de los elementos del hip hop, el breaking. La inclusión no sorprende, las batallas tienen todos los elementos que el COI ponderó en la ultima edición de los JJOO de la Juventud: Intensidad en tiempos de competencia acotados,  adaptabilidad, publico joven e innovación en cuanto al tipo de competencia.

 

 

4. Las marcas deportivas son las primeras en apuntarle al freestyle

No solamente es en la estructura que las batallas se acercan al deporte, sino también a través del patrocinio. Son marcas históricamente asociadas a la actividad física las que sponsorean los eventos y freestylers principales.

El caso de Red Bull es paradigmático, la marca de bebidas energizantes cuenta con equipos de competición propios (tanto en Formula 1 donde es una práctica tradicional, como también en el fútbol profesional donde genera mayor polémica), y es una de las principales impulsoras de los deportes electrónicos (recientemente se quedó con el title name la versión eSports de la Superliga Argentina). Fueron pioneros en formalizar las competencias de rap, en 2005 realizaron la primer final internacional de gallos y relanzaron el evento tras un párate en 2012, elevandolo a otro nivel de audiencias de la mano de la explosión de las redes sociales y Youtube.

La marca ha lanzado para esta final, versiones especiales de sus latas con la cara de los participantes del evento, algo que había hecho previamente hace con sus deportistas de mas renombre.

Dtoke, de las batallas en plazas de GBA a tener su marca de ropaEl basquet es, junto al skate, el deporte más cercano al hip hop, por lo que no es de extrañar que marcas como Nike (y sus subsidiaria Jordan) a nivel global, y Baller Brand a nivel local, patrocinen competencias y raperos. Battle Force es el evento insignia de la marca y Wos su jugador estrella. Baller Brand sponsorea a la leyenda local Dtoke (bicampeón argentino y campeón mundial) al punto de tener toda una línea de ropa en su honor, algo que no ha desarrollado, por dar un ejemplo, con el Toro Acuña, pivot de la selección argentina de basquet en los últimos Juegos Olimpicos.

Puma viste al “mejor freestylero que se ha parido” como se autodenomina, seguramente con justicia, el mexicano Aczino, campeón mundial en cuanta competencia tuvo en frente en 2017 y uno de los competidores mas entretenidos para seguir en el circuito. Double AA Fitted es una marca de gorras, históricamente asociada al skate, que sponsorea su propio evento de batallas con versiones internacionales en Argentina y Chile. Y podríamos seguir ejemplificando, pero el concepto esta claro, las marcas deportivas miran muy de cerca lo que sucede en esta escena.

 

5. Dinámica de deportistas: Entrenamientos, concentración y desarrollo de habilidades

El freestyle puede parece simple para la persona ajena a la actividad o para aquella que se quedó con la imagen de los raperos del a tele rimado en gerundio a mediados de los 90s, al nivel que lo hacen estos chicos y chicas requiere de muchísima practica, las competencias apelan a complicar cada vez más la capacidad de improvisación de los participantes, poniéndole obstáculos, obligandolos a rapear sobre temáticas, palabras al azar o incluso alternarse en patrones de 2 x 2 (más confuso y dependiente del rival que el tradicional 4 x 4). Todo esto se hace fundamentalmente para evitar las llamadas “escritas” o “preparadas” rápidamente detectadas por la amplia comunidad de seguidores, se trata de rimas pre-armadas que van contra la esencia del estilo libre y corren el eje de la competencia, otra idea muy cercana a los principios de la deportividad

La preparación no se circunscribe necesariamente al ejercicio físico, pero si tiene muchos elementos en común con el deporte de élite en cuanto a la concentración y la maximización de energías en momentos precisos. Las batallas, salvo en FMS, son cortas y de alta intensidad y requieren cabezas a la altura.

Cada MC suele tener algún tipo de habilidad más desarrollada, así están los que van al frente a puro punchline (el acote bardeando al rival final sobre una estructura previa), donde se destaca la escuela mexicana de manera análoga a la que sus compatriotas boxeadores pelean, yendo al frente a intercambiar golpes.  También están los más técnicos, los que manejan mejor las estructuras (juegos de palabras con el mismo pre o subfijo encadenados en frases con sentido e idealmente derivando en punchilnes sutiles), allí los españoles llevan la delantera siendo un tipo de técnica muy festejada por el público argentino. Justamente en el sur del continente el estilo tiene una mezcla de ambos, aunque quizá dándole mayor lugar al a ironía. Otra punto a considerar es el flow, la manera en la cual el rapero “fluye” sobre la base, pegándole a los tiempos a la vez que aporta musicalidad en las rimas. No es extraño que los máximos exponentes de ese estilo en batallas terminen liderando charts de canciones y obtengan millones de reproducciones de sus temas en Youtube en poco tiempo. En Argentina también se popularizó el llamado “doble tiempo”, una manera de rimar a gran velocidad duplicando las barras por patrones que posteriormente fue tomada en distintos lugares del mundo.

 

 

La analogía futbolera se impone: clavar un buen punchline es casi como hacer un gol, ni hablar si el remate “para la batalla” (cuando el público hace tanto ruido en el festejo que no se puede seguir rapeando), tener flow es algo así como jugar bonito, las estructuras son el equivalente a tirar lujos y el doble tiempo a los desbordes  veloces de un wing de antaño. Pero ojo que también hay juego poco vistoso, el abuso del relleno (barras sin sentido o muletillas), soltar solamente recicladas (rimas que se usaron en otras batallas) y la falta de ingenio (rimas que referencian a la familia del oponente o a los órganos sexuales) son resistidas por el público, y ni hablar prepararse las rimas o el contacto físico violento, cuestiones que refieren directamente a la ausencia de fair play.

“La analogía futbolera se impone: clavar un buen punchline es casi como hacer un gol..”

6. El host como el referí, clave para dejar jugar o penalizar reacciones ilicitas

El host (presentador) funciona como un referí, es clave para mantener la calma entre los competidores (no se permite el contacto físico), mantener contento al público y dejar jugar, pero también es el encargado de entregar los cortes a tiempo para que los freestylers puedan entrar en el patrón correspondiente al beat, un mal host al igual que un mal arbitro pueden arruinar un batalla o todo un evento.

 

7. Análisis y Polémicas: A la altura de las grandes ligas

La disciplina se emparenta con el deporte en cuanto al análisis y el seguimiento que se hace de los eventos, tanto en la previa como en los días posteriores a las batallas los medios especializados discuten los cruces de competidores posibles y las variables que pueden sucederse.

El formato de eliminación directa tipo play-off que es el más habitual en las competencias, abre debates similares al March Madness de la NCAA, al mundial de fútbol o al de cualquier Grand Slam. Las discusiones sobre la conformación del cuadro, las conveniencias, las sorpresas y las complicaciones que pueden traer el estilo de uno y otro a los favoritos son un calco de lo que vemos habitualmente en el periodismo deportivo.

“Las polémicas son más parecidas a las del boxeo, especialmente en cuanto a las decisiones tomadas por los jurados: nunca terminan de estar del todo avalados por los seguidores..

Por formato, las polémicas son más parecidas a las del boxeo, especialmente en cuanto a las decisiones tomadas por los jurados:  nunca terminan de estar del todo avalados por los seguidores. Ni hablar cuando participa alguna figura que no es exclusivamente del circuito como sucedió en las ultimas dos finales internacionales de Red Bull. el jurado decide en fracciones de segundo, el margen de error esta ahí y como cualquier deporte de apreciación, nunca conforma a todos. El pedido de réplica (añadir una ronda en una batalla igualada) suele ser habitual, pero también aparecen los fallos decididamente injustos, probablemente esta generación de chicos recuerde el día que le dieron ganada al dominicano Yenky One  la batalla contra el español Chuty (el único que ha sostenido un nivel capaz de igualar a Aczino), como la bochornosa eliminación de España en el Mundial 2002, o como nuestros abuelos hablaban del arbitro que no quiso contar el día que Firpo tiró a Dempsey.

 

 

Existe un periodismo especializado en freestyle, el repaso que se hace de las batallas semana a semana en Damn, el envio de hip hop de la plataforma argentina Vorterix, no dista mucho del análisis de los partidos de los programas deportivos, o si, porque se concentran exclusivamente en lo que sucedió en el marco de la competencia y no en factores externos que no aportan. El otro lugar donde se analiza a fondo las batallas es Youtube, tanto por videoreacciones o incluso transmisiones en tiempo real de eventos por usuarios que se han hecho famosos a partir de su condición de analistas, como de los cientos que aportan sus comentarios a los videos generando infinitas páginas de debate sobre la actuación de los raperos.

Es, además, una disciplina muy afín al dato, el conteo de las barras y la efectividad, el número de puntos sumados en las competencias y otras cuestiones relativas a las trayectorias de los MC son seguidas por buena parte de los espectadores.

Hay también clásicos, partidos históricos, finales épicos y cruces esperados que no estuvieron a la altura, todo habitualmente compilado por los propios seguidores en videos de Youtube que raramente bajan de las 10.000 visualizaciones.

 

Matías Conde

Data Scientist. Responsable de Analítica Sports Data.

Twitter 

Marcelo Gantman

Director de Contenidos de Analítica Sports.

Twitter