Rusia 2018 demostró que las selecciones “chicas” cada vez tienen más impacto y qué la tendencia de partidos “abiertos” hasta el final sigue en aumento.