La compañía busca romper el esquema tradicional de los medios para profundizar la relación con sus fanáticos: más que consumidores, buscan convertirlos en asociados a su club. El Mundial de Francia 2019 sirvió como un laboratorio para experimentar.