Una startup que se asoció con el club Newell’s Old Boys de Rosario para montar pantallas en un sector subexplotado y que se transformó en un nicho atractivo para publicidades y mensajes de redes sociales.