Mientras las grandes empresas pujan por los derechos televisivos de los grandes eventos deportivos, Footters avanza sigilosamente en lo que ellos llaman “fútbol de cercanías”. Los campeonatos juveniles y de divisiones menos competitivas ya tienen dónde ser transmitidos.