La FIFA va camino a crear protocolos sobre la tecnología que se usa en el fútbol. El desafío de una organización que no abraza los cambios solo porque se ponen de moda y que intenta conservar la esencia del juego, sin perder el tren de la innovación.